El actual secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, tendrá, al menos, un rival en las primarias previas al congreso autonómico previsto para finales de año y cuya convocatoria abordará hoy el comité nacional de la formación. Será Valentín González Formoso, presidente de la Diputación de A Coruña, alcalde de As Pontes con mayoría absoluta y secretario provincial del PSdeG, que liderará la candidatura alternativa que prepara un sector crítico del partido.

La dirección gallega que encabeza Gonzalo Caballero y la dirección del PSOE coruñés mantienen un conflicto que detonó en noviembre con la destitución por parte de la alcaldesa, afín al líder provincial, de la secretaria general de la agrupación local de A Coruña, Eva Martínez Acón, próxima al político vigués, como concejala de Empleo del Concello coruñés. En favor de Formoso juega la experiencia de gestión no solo el en Ayuntamiento, sino al frente de la Diputación donde preside un gobierno de coalición con el BNG,

El pasado julio, la dirección del PSdeG denunció un “inflado fraudulento” de militantes en la agrupación de As Pontes, liderada por Formoso, que duplicó su censo. En un documento, que la dirección gallega trasladó a Ferraz para su conocimiento, aseguraba que del 28 de junio al 2 de julio se pasó de 111 afiliados a 231. Pese a todo, de momento, existe una calma chicha en la formación, en la que se ha firmado una tregua de facto. Con vistas al congreso estatal que aclamará a Pedro Sánchez a mediados de octubre se cerraron listas únicas de delegados en A Coruña (estará liderada por Formoso), Pontevedra, y Lugo y solo la presentación de otra candidatura en Ourense impidió el pleno.

Mientras no llega el anuncio oficial de Formoso, con la “unidad y el espacio para todos” como mensajes fuerza, Gonzalo Caballero formalizó ayer públicamente su intención de presentarse a la reelección como secretario xeral del PSdeG. “El proyecto colectivo tiene que estar por encima de cualquier tipo de clave”, avanzó. “Cuando estamos juntos, somos imparables”, añadió.

Caballero confirmó un paso adelante que ya había insinuado en varias ocasiones, pero se negaba a concretar. Lo hizo sin opinar sobre la “hipótesis” de la candidatura de Valentín González Formoso.

“Voy volver a ofrecer al conjunto del partido una línea de integración y unidad que nos fortalece, que la ciudadanía nos reclama y que tenemos que mantener como una línea de acción importante para nosotros mismos”, expuso el líder socialista ante la estatua del fundador del partido, el ferrolano Pablo Iglesias, en Santiago “Hay espacio para todos”, reclamó en un mensaje de paz interna.

Como ha hecho las últimas semanas, Caballero destacó su gestión desde que tomó los mandos del partido en las primarias de 2017. “Todo el mundo reconoce que hoy el partido está mejor que hace cuatro años”, aseveró.

En su hoja de servicios se alternan claroscuros. Las municipales de 2019 le permitieron recuperar tres alcaldías urbanas y el PSdeG llegó a ser incluso la opción más votada por primera vez en la historia en unas generales en Galicia, aunque en las autonómicas del año pasado no logró capitalizar la desaparición de En Marea ni el viento de cola del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos en Madrid y quedó anclado en 14 escaños. Por este último resultado, los críticos con su gestión alegan que es necesario un nuevo cambio de timón.