Renfe inició ayer las pruebas con maquinistas en la línea del AVE entre Galicia y Madrid con la vista puesta en el 18 de diciembre como fecha probable para su inauguración, acto institucional para el que se está a la espera de confirmar la presencia del rey Felipe VI, aunque también dependerá de la disponibilidad del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Los recorridos —que durarán tres semanas— para comprobar el buen estado de la red ferroviaria de alta velocidad entre Madrid-Ourense comenzaron ayer por la mañana, con un maquinista que hizo el trayecto desde la capital gallega hasta Madrid en tren modelo Talgo S-112, de los denominados en argot ferroviario “patos”. Se trata de un modelo que puede circular a un máximo de 350 kilómetros por hora.