Contra la inseguridad que sufren en sus puestos de trabajo, los funcionarios de prisiones protagonizaron este viernes un paro de 15 minutos. La movilización también se secundó en Galicia, en cárceles como la de Teixeiro y en el Centro de Inserción Social (CIS) de A Coruña. Según el sindicato CSIF, se exige el cumplimiento del protocolo contra las agresiones y por la seguridad.

Las protestas surgen tras los dos episodios violentos padecidos durante las anteriores 24 horas por compañeros de Cuenca y Algeciras, con tres agredidos. Para solventar esta situación, CSIF reclama una oferta extraordinaria de empleo. Y asegura que existe un déficit de más de 4.100 empleados públicos en todas las cárceles españolas.