El malestar de los ganaderos gallegos volvió a expresarse ayer con un camión cisterna lanzando leche. La protesta tuvo lugar ante la planta de Lactalis en Vilalba, provincia de Lugo. Convocada por Unións Agrarias, sirvió para reclamar una subida de los precios ya que se consideran “irrisorios” .

Ante el incremento de las materias primas y la electricidad, no se cubren los costes para la producción. Según el secretario de Coordinación Sectorial e Área Externa de Unións Agrarias, Félix Porto, se hace un “llamamiento desesperado ya que en esta planta nos ofrecen una subida insultante de un céntimo”.

Las entradas de Lactalis se bloquearon con tractores, que recoge leche a 1.200 productores. Los afectados afirman que en Galicia se pagan los precios más bajos de toda Europa.