El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se mantiene firme en su postura contraria a reformar el Estatuto de Autonomía. “No quiero embarcar a Galicia en un viaje a ninguna parte”, declaró ayer en el Parlamento en respuesta a la interpelación del portavoz parlamentario del PSdeG, Gonzalo Caballero, quien reivindicó el “compromiso galleguista” de los socialistas y pidió que cuando se cierren “las últimas páginas” de la pandemia se abra el debate sobre la reforma.

Pero Feijóo considera que la modificación del Estatuto no “es un problema” que se encuentre en el listado de preocupaciones de los gallegos. Por el contrario, reivindicó la utilidad de los acuerdos como el que cerró en Santiago el martes con siete presidentes autonómicos sobre financiación autonómica.