Siete hombres han sido detenidos por la Policía Nacional y otros dos están investigados como presuntos autores de delitos de corrupción de menores y tenencia y distribución de pornografía infantil dentro de la llamada Operación Aura. Estas detenciones son fruto de las operaciones

que se llevan a cabo para detectar y detener la proliferación de pornografía infantil, mediante la permanente presencia en la red, y son consecuencia de dicho "ciberpatrullaje".

La investigación se ha realizado de forma conjunta entre el Grupo de Protección al Menor nº 3, de la Unidad Central de Ciberdelincuencia (Comisaría General de Policía Judicial), y los Grupos de Investigación Tecnológica de A Coruña, Vigo y Ourense. En este caso el mencionado Grupo de Protección al Menor 3 realizó un rastreo en las redes de intercambio de archivos denominadas “Peer to Peer” (P2P).

La investigación se inició en marzo de 2021 y condujo a la identificación de nueve direcciones IP desde las que se estaban distribuyendo archivos de contenido pedófilo, geolocalizadas en A Coruña y su provincia, Vigo y Ourense. "Tras una laboriosa labor de información, realizadas las gestiones de investigación oportunas, previa petición a los respectivos Juzgados instructores de Vigo, Cangas, Noia, Carballo, A Coruña, Santiago de Compostela y Ourense, se practicaron un total de nueve entradas y registros", detalla la Policía Nacional en un comunicado. 

Cinco de estos registros se realizaron en la provincia de A Coruña, concretamente dos en Noia, uno en Carballo, uno en Ames, y uno en la ciudad de A Coruña. Otros tres se realizaron en la provincia de Pontevedra: dos en Vigo, uno en Moaña , y un noveno en la capital ourensana.

Durante los registros los agentes analizaron el contenido del material informático y localizaron "miles de archivos de fotografía y vídeo con contenido pedófilo, algunos de extrema dureza, con agresiones sexuales a menores de muy corta edad", exponen las autoridades en un comunicado en el que añaden que la policía intervino "gran cantidad de material informático, cincuenta discos duros, cinco ordenadores portátiles, pendrives y DVDs".

Fruto de esta operación fueron detenidos siete varones y se tomó, además, declaración como investigados no detenidos a otros dos individuos, todos de edades comprendidas entre los 40 y los 60 años y sin antecedentes.