La Policía Local de Lugo denunció a una conductora de 49 años que triplicó la tasa máxima de alcoholemia permitida después de ser interceptada cuando circulaba por una zona peatonal sin autorización para ello. Según relató la Policía Local, a las 18.30 horas del 6 de enero una patrulla de la Unidad Territorial de Policía de Barrio detectó la circulación de un turismo por la calle San Pedro de Lugo, “de forma irregular” y “cuando había gran cantidad de peatones en la zona”, sin que constase autorización para circular por ese espacio peatonal. Agentes comprobaron que la conductora, de 49 años de edad, presentaba “signos evidentes de encontrarse embriagada” porque “su habla era pastosa y despedía un fuerte olor a alcohol”.