Después de un 2021 salpicado de movimientos sísmicos en diferentes puntos del sur de Galicia, e incluso en su costa, vuelven los terremotos a la comunidad gallega. En esta ocasión, ha sido el municipio pontevedrés de O Covelo el epicentro de este nuevo seísmo, que ha alcanzado una magnitud de 3.1 en la escala Richter según los datos recabados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN), y que han sentido varias poblaciones del sur de Pontevedra en la mañana de este martes.

Pero este temblor viene precedido de una sucesión de pequeños movimientos sísmicos con epicentro en esa localidad pontevedresa, que están sacudiendo la zona desde hace varios días, con intensidades entre 1,6 y 3 según la escala Richter, sin daños materiales.

El IGN recoge que el primero de los temblores se notó el pasado domingo, sobre las 15,30 horas y la magnitud fue de 2,3. El lunes se registró otro seísmo pasadas las 21,00 horas, de magnitud 2. Horas antes del mayor movimiento que hizo temblar la comarca de Paradanta a primera hora de esta mañana, concretamente a las 01 horas de este martes, también se registró otro terremoto de magnitud 2,3.

Minutos después del de mayor intensidad (3.1 mbLg.), se registró una réplica que alcanzó una puntuación de escala de 2,4.

La estrella ubica el lugar exacto del núcleo de este seismo.

La estrella ubica el lugar exacto del núcleo de este seismo. IGN

 El terremoto central se produjo a las 08 h. 33' 15" en la comarca de Paradanta, en una zona cercana a Ponteareas y Mondariz, y su intensidad estuvo cerca del mayor registrado el año pasado en Ourense, que tuvo su epicentro en Laza, donde se produjeron hasta siete réplicas en cinco horas, siendo el de mayor sacudida, el que registró 3.2 mbLg.

El IGN ubica especificamente este segundo seísmo gallego de 2022 -el primero fue el pasado 10 de enero y tuvo su epicentro en el mar, concretamente en la cara oeste de las Islas Cíes- en las coordenadas 42.2350 latitud y -8.3266 longitud, y con un alcance de 16 kilómetros.

El área de Ponte Caldelas, el entorno de Laza y la zona de Triacastela y Sarria suelen ser los lugares de Galicia donde se detectan más movimientos telúricos.