La esperada conexión ferroviaria para el puerto de punta Langosteira ya tiene fecha de licitación. Será en el próximo mes de febrero, como aseguró ayer la ministra de Transportes. Así lo anunció Raquel Sánchez tras su reunión con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. El enlace de los muelles exteriores de la Autoridad Portuaria de A Coruña tendrá un coste de 171 millones de euros, que se llevará la financiación de los fondos europeos Next Generation.

Al respecto, la ministra indicó que su área “está haciendo un buen uso de la parte de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” que gestiona directamente. La conexión ferroviaria de punta Langosteira es además “una apuesta firme para impulsar el transporte ferroviario de mercancías y la intermodalidad marítimo-terrestre en Galicia”, según indicó la Delegación del Gobierno en una nota de prensa posterior.

El presupuesto estatal para estas obras se reparte entre 157 millones de euros para la conexión por tren a la dársena de Langosteira, y otros 14 millones para accesibilidad en la red ferroviaria interior. Tras sucesivos retrasos, el macroproyecto parecía estar en suspenso e incluso se había quedado sin partidas específicas en los últimos años.

En octubre, la Autoridad Portuaria ya aprobó el proyecto constructivo y el convenio para el tren, que permitirá el desarrollo de las obras. El documento también contempla las competencias del propio Puerto, el Ministerio de Transportes, Adif como organismo que ejecutará las obras y Puertos del Estado.

Si todo marcha según lo previsto, la obra pura y dura se iniciará en septiembre de este 2022. Los trabajos durarían 53 meses, por lo que punta Langosteira contaría oficialmente con acceso ferroviario en agosto de 2026.

Otra actuación destacada por la ministra es la firma del convenio para remodelar la estación ferroviaria de San Cristóbal, para adaptarse al AVE. Entre las obras previstas figuran la rehabilitación del espacio bajo la marquesina, la reforma de la planta baja del edificio de viajeros, la creación de una nueva sala de embarque y de una nueva cubierta sobre los andenes. Posteriormente, en una visita a Ferrol la ministra afirmó “ser consciente de la necesaria mejora de la conexión ferroviaria” entre la ciudad naval y A Coruña. Aseguró que el Gobierno trabaja en el estudio informativo de la variante de Betanzos: “Son obras que van en esa dirección de mejorar esa conexión reivindicada”. Pero no aportó fechas, “aún se está en fase previa de estudio informativo”.

En la reunión de tres horas y media en Santiago, la ministra de Transportes y el presidente de la Xunta abordaron proyectos pendientes en la comunidad escoltados por altos cargos como la presidenta de Adif y su homólogo de Renfe o las conselleiras de Medio Ambiente e Infraestruturas. El 22 de diciembre entró en funcionamiento la conexión entre Ourense y Madrid mediante alta velocidad ferroviaria, pero la infraestructura dista de su conclusión. Faltan la entrada en funcionamiento de los trenes Avril, que reducirán 20 minutos los tiempos de conexión, y la construcción de un cambiador de ancho de vía para permitir que los trenes AVE puros puedan circular más allá de la ciudad de As Burgas, lo que permitiría aumentar la oferta e incluso atraer a posibles operadores privados. En el primer caso, los nuevos convoyes de Talgo comenzarán a operar en verano. En el segundo, el Ministerio de Transportes aceptó ayer negociar con la Xunta la ubicación del cambiador entre Ourense, como propone el Gobierno, o Santiago, como quiere el Ejecutivo gallego para no perjudicar a la ciudad de Vigo.

En la actualidad, los dos servicios diarios de trenes S-112, es decir, de AVE puros, solo llegan a Ourense mediante un ancho de vía internacional. A partir de ahí, funciona un ancho ibérico. El Gobierno prevé instalar en esa ciudad un cambiador para facilitar la circulación, pero la Xunta reclama ubicarlo a las puertas de Santiago, en la localidad de Angrois. La obra costaría unos 40 millones de euros y necesitaría un año, según la Xunta. “Nosotros entendemos que la salida de Ourense es la mejor alternativa técnica y la Xunta traslada otro análisis”, resumió la ministra.

Feijóo urgió a la puesta en marcha de los Avril “mejor en junio que en septiembre” para “cumplir los tiempos de conexión con Madrid” y aumentar la competitividad de una línea que está ya generando demanda. “Sería lo deseable y todos queremos que lleguen lo antes posible, pero las pruebas de homologación requieren su tiempo”, se excusó Sánchez. Los viajeros entre Galicia y Madrid aumentaron un 67% en el primer mes de vida del AVE entre ambas comunidades hasta alcanzar las 100.000 personas.

Sin concreción sobre la demanda para la titularidad de la AP-9

La reunión entre Raquel Sánchez y Alberto Núñez Feijóo se saldó sin concreción sobre la demanda gallega para lograr la titularidad de la AP-9, una vía a examen. Sus prórrogas de concesión en 1994 y 2000 han sido puesto en tela de juicio por la Unión Europea. La justicia comunitaria entiende que esas prórrogas deberían haberse autorizado mediante nuevos concursos y no de forma directa. A días de expirar el plazo de dos meses concedido por la Comisión Europea para justificar esas decisiones, Sánchez confirmó que ya han remitido las alegaciones: “Se ha contestado, pero no puedo adelantar más porque es información reservada”. Feijóo también aseguró que el ministerio “estudiará” la ampliación de la conexión Vigo-Porriño para “no abrir otra autovía” que costaría 350 millones. Sobre el plan de cobro en autovías, el presidente Feijóo rechazó un precio por kilómetro porque castigaría a las regiones periféricas y abogó por una tarifa plana. Sánchez buscará un sistema “justo” negociado con las comunidades.

Raquel Sánchez promete designar al comisionado para el Corredor Atlántico

El Gobierno prometió a la Xunta la designación en breve del comisionado del Corredor Atlántico de mercancías, una decisión “comprometida por el equipo anterior” de Ábalos, anunció Feijóo. Ese cargo debe asumir la dirección de los planes para potenciar la infraestructura, llamada a ser el enlace de Galicia y Portugal con el mercado europeo. Tras las exclusión inicial, el Gobierno finalmente incluyó el proyecto en la red ferroviaria europea, lo que le abre la puerta a acceder a financiación extra y evita que los puertos gallegos queden al margen de la conexión con ese mercado. El retraso respecto al Corredor Mediterráneo es palpable. En julio de 2018 se nombró a Josep Vicent Boira comisionado de ese proyecto, lo que ilustra las diferencias de tiempos. En marzo de 2021, este cargo presentó el sistema de información geográfica del eje y el plan de desarrollo económico. En el encuentro también se abordó el anteproyecto de Ley de Vivienda, que ha cuestionado el Consejo General del Poder Judicial por vulnerar competencias autonómicas. “Le hemos trasladado nuestras cautelas sobre el texto actual”, alertó Feijóo.