El Airbus A 400 del Ejército del Aire llegó ayer al Aeropuerto Internacional de San Juan de Terranova, procedente de la base militar de Zaragoza, para proceder a la repatriación de los tres únicos supervivientes del naufragio del Villa de Pitanxo (Juan Padín, Eduardo Rial y Samuel Kwesi), así como de cinco de los nueve cadáveres recuperados en el lugar del accidente. Los otros cuatro fallecidos serán trasladados a Perú. “Él siempre dijo que quería que lo enterrasen allá”, recuerda Luisi Motta, presidenta de Madres Latinas, en relación a William Arévalo Pérez. La comunidad peruana ha reclamado ayuda no solo para sufragar los sepelios en este país –hay varias campañas en marcha en redes sociales–, sino para que puedan viajar a España los familiares de los desaparecidos. Doce de los tripulantes del pesquero, hundido a unas 250 millas de Terranova, no han aparecido. 

Estaba previsto que la aeronave del Ejército del Aire aterrice en el aeropuerto de Santiago sobre las seis de la tarde, aunque las autoridades han confirmado un retraso del vuelo sobre los horarios inicialmente previstos. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado que el avión que debe salir de Terranova (Canadá) con los tres supervivientes y cinco de los fallecidos en el naufragio del 'Villa de Pitanxo' se demora debido a los diversos trámites burocráticos a realizar. A preguntas de la prensa este lunes en Ourense, el titular del Gobierno gallego ha explicado que "hay una serie de mecanismos legales" a realizar en un "país muy grande" como Canadá, con "mucha distancia entre Terranova y Montreal".

En lo tocante a esos trámites, apunta que "hay que cumplimentar muchas cuestiones", "además de pasar todos los informes médicos", entre otros. "Estamos pendientes de que nos den el slot de salida (permiso del que dispone un avión dentro de una franja horaria para despegar) para que nos den el de llegada", asegura.

Familiares de víctimas explican que les han trasladado que una posible hora de llegada del avión a Santiago sería las 21,00 horas. La hora inicial prevista era a las 18,00 horas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estará al frente de la comitiva institucional. Antes se reunirá con familiares de los marineros del Pitanxo. Su reivindicación es clara: retomar, con medios del Estado, los trabajos de búsqueda de los desaparecidos.

El operativo de rescate, coordinado desde el Centro de Coordinación de Rescate de Halifax –depende de las fuerzas armadas canadienses– se dio por concluido 37 horas después del naufragio. Dada la maniobra que estaba realizando el pesquero, la virada del aparejo, la mayor parte de los tripulantes se encontraba dentro cuando el pesquero de Marín se fue a pique. Había ocho marineros en cubierta, con el patrón y el primer oficial en el puente (de mando). A esa hora (poco después de medianoche, hora local en el Gran Banco de Terranova) y con esa maniobra en marcha, había personal en camarotes, la bodega y el cuarto de máquinas. El Villa de Pitanxo yace ahora a unos 1.000 metros de profundidad. 

El avión que repatriará a los tripulantes del 'Villa de Pitanxo' sale hacia Canadá

El avión que repatriará a los tripulantes del 'Villa de Pitanxo' sale hacia Canadá Vídeo: Gobierno | Foto: EFE

No existen precedentes, hasta la fecha, de un operativo de búsqueda que se hubiese retomado días después del siniestro. El barco de Grupo Nores se hundió fuera de aguas territoriales canadienses, motivo por el que su agencia de investigación TSB (Transportation Safety Board) no investigará el siniestro, y el dispositivo desplegado ya superó las 23 horas fijadas por Canadá para estas situaciones. Consideran allí que no hay opciones, y que sería un esfuerzo en vano. En segunda instancia está la meteorología. De acuerdo a las estimaciones que maneja el sistema europeo Copernicus (CAMS, por sus siglas en inglés), en la zona del naufragio se alcanzarán rachas de viento de 50 nudos esta semana, con olas de cinco metros y temperaturas de entre -5 y 6 grados.

Sánchez se ha comprometido a retomar los trabajos de búsqueda. Ahora bien, no existe, de momento, ningún medio adscrito para esta tarea, ni en España ni en Canadá, como pudo constatar este periódico. 

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha asegurado este lunes que el contacto es "directo" con las autoridades canadienses y ha confiado en que se retome la búsqueda de los doce desaparecidos tras el naufragio del Villa de Pitanxo "cuando mejoren las condiciones".

Preguntado sobre si hay novedades respecto a las tareas de localización de los marineros, el delegado del Gobierno ha asegurado que están esperando a que la tramitación "dé continuidad".

Antes de participar en un acto en A Coruña, José Miñones ha recordado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habló con el primer ministro de Canadá para "agradecerle ese compromiso, con esa ventana de posibilidades de en el momento en que mejoren las condiciones poder retomar el trabajo". "Seguimos en ese contacto directo y esperamos que se haga así", ha añadido.

"Lo que podemos decir es lo mismo que ayer le dijimos a las familias a través de ese comité de psicólogos", ha apuntado Miñones, que ha insistido en que no hay novedades por el momento. En esta línea, ha remarcado que comprende "el dolor" de las familias y ha reiterado que este lunes, jornada de luto oficial en España, "es un día triste".

"Esta misma tarde esperamos que llegue el avión", ha dicho Miñones, que ha explicado que la tramitación correspondiente a la repatriación no es sencilla.

Además, ha señalado que durante el fin de semana han llamado a las familias para comunicarles la llegada del avión y la visita de Pedro Sánchez, que las recibirá este lunes. 

Los supervivientes, “extenuados, continúan en shock”

Los tres únicos supervivientes del naufragio del arrastrero gallego Villa de Pitanxo están “extenuados, pero bien”, tras haber descansado en un hotel de Terranova, aunque es mejor su salud física que la psíquica.

“Están bien, pero siguen en shock”, ha contado a Efe Sara Prieto, pareja de Eduardo Rial, uno de los 24 marineros que puede contar la tragedia, junto al tío de él, Juan Padín (ambos son de Cangas do Morrazo), y al marinense Samuel Kwesi, nacido en Ghana.