Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Xunta refuerza la conexión en autobús de Ferrol a Miño y Betanzos

La nueva línea, que operará de lunes a viernes a primera hora de la tarde, empezará a operar el viernes de la próxima semana

Protesta de usuarios de autobús el miércoles ante la sede de la Xunta en Ferrol. | // CEDIDA

Un día después de una nueva movilización de usuarios de los autobuses en la comarca de Ferrol para exigir un reajuste de los horarios y un refuerzo de las frecuencias ante el recorte de servicios con la nueva concesionaria, la Xunta anunció ayer la ampliación de la línea que conecta Ferrol con las localidades de Miño y Betanzos. La reestructuración del servicio arrancó con cambios que empezaron a hacerse efectivos el pasado mes de enero —el de ayer es ya el cuarto— pero desde la Plataforma por un Transporte Público Digno para Ferrol consideraron la reprogramación insuficiente ya que exigen “al menos” todas las conexiones que había en diciembre de 2020, cuando una unión temporal de empresas liderada por el grupo Monbus asumió la mayor parte de las líneas de la comarca. La que más reclamaciones suscita es la ruta A Coruña-Ferrol, ya que —según denuncian los afectados— no ofrece horarios que permitan a funcionarios, trabajadores de hospitales y pacientes oncológicos llegar en hora a sus puestos de trabajo o citas médicas.

Desde la Consellería de Infraestructuras e Mobilidade anunciaron ayer que a partir del próximo viernes día 29 se reforzará una de las líneas de autobús del transporte interurbano que conecta la ciudad de Ferrol con las localidades de Miño, Paderne y Betanzos.

Esta reestructuración de los servicios, según destacan desde el departamento que dirige Ethel Vázquez, forma parte de los trabajos de seguimiento que la Xunta, a través da Dirección Xeral de Mobilidade, mantiene del Plan de Transporte Público de Galicia con el objetivo “de adaptar la configuración de la oferta actual a las cambiantes condiciones de la demanda y necesidades de desplazamiento de la ciudadanía”.

Como parte de la reorganización planificada por Infraestruturas, los núcleos de población de Miño y de Paderne verán ampliada la cobertura de los servicios que les permite desplazarse de lunes a viernes a las 15.20 horas a Betanzos. En concreto, la Xunta detalla que se ampliará hasta Betanzos la línea que actualmente presta servicio durante los días de semana entre Miño y Ferrol, que alargará su recorrido para “atender también los desplazamientos entre las poblaciones intermedias”, según informó ayer el departamento de Infraestruturas en un comunicado.

Ante las quejas de los afectados, que ya se han manifestado en varias ocasiones por el recorte de horarios y frecuencias, la Xunta destaca que “trabaja de manera continua para optimizar los servicios de transporte público y ofrecer a los ciudadanos una respuesta más adecuada a sus necesidades de movilidad”.

Como parte de los trabajos de supervisión, la Xunta junto con las empresas operadoras de la concesión que presta servicios en el norte de la comarca de Betanzos, sur de Ferrol y oeste de Eume —contrato XG871— propusieron la mejora de la actual ruta que une Miño con la estación de autobuses de Ferrol, que dentro de una semana se prolongará hasta Betanzos.

Durante la manifestación convocada el miércoles por la Plataforma por un Transporte Público Digno para Ferrol ante la sede de la Xunta en la ciudad departamental, los afectados denunciaron que los servicios ofertados por la administración autonómica entre Ferrol y A Coruña son “deficientes”. Advirtieron además que con la anterior concesionaria había un autobús para funcionarios, otro para trabajadores del hospital y un tercero para universitarios, pero en la actualidad van todos en la misma línea, lo que obliga a los pasajeros a madrugar casi una hora más, realizar un recorrido más largo y no tener la hora de llegada asegurada al transitar por diferentes zonas.

Los pasajeros agrupados en la plataforma advierten de que con la nueva concesionaria se han visto en multitud de ocasiones “tirados en la parada”, tienen que afrontar jornadas maratonianas para volver a casa, en determinadas rutas se ven obligados a ir en los pasillos por falta de plazas, hay chequeos o tratamientos médicos a los que resulta imposible llegar e incluso hay estudiantes que renuncian a cursos y trabajadores que desisten de un empleo por las actuales frecuencias y horarios.

Compartir el artículo

stats