Alberto Núñez Feijóo, visiblemente emocionado, se ha despedido hoy de la sociedad gallega con una declaración institucional tras formalizar esta misma mañana su dimisión como presidente de la Xunta. "Soy y seguiré siendo siempre un discípulo de Galicia. Fue mi maestra y de ella aprendí que gobernar consiste en dialogar", subrayó durante su mensaje de despedida en el Pazo de Raxoi flanqueado por las conselleiras y conselleiros de su Gobierno.

Feijóo aseguró que "nunca" había concebido "pronunciar estas palabras de renuncia" en estas circunstancias. "Pero tampoco llegué a imaginar que la política en España, el servicio público, el interés general, iba a ser rehén durante tanto tiempo de la frivolidad, de la popularización y del populismo que se ha instalado".

Ejemplo de Galicia

Y precisamente la Galicia que ahora deja —"física pero no anímicamente", como remarcó en varias ocasiones— es para él un ejemplo de "moderación y unidad" a seguir: "No quiero ni puedo compartir la premisa de que en el conjunto de España es imposible lo que sí fue posible en Galicia", comunidad que ha gobernado 13 años tras lograr cuatro mayorías absolutas consecutivas desde 2009.

"La Galicia cordial sigue en pie alejada de nacionalismos intransigentes"

El líder gallego enfatizó que la "Galicia cordial sigue en pie" y "alejada de nacionalismos intransigentes" y "centralismos de otros tiempos", y también ha puesto como ejemplo una Galicia "sin trincheras": "Tengo fe en que el conjunto de España también vuelva a hacerlo".

Autonomías

El presidente de la Xunta, que mañana pasará a estar formalmente en funciones, también dijo que Galicia es una prueba de una España de las autonomías que "lejos de desvertebrar" el Estado, "ayuda a coserla". No en vano, en sus palabras manifestó estar "orgulloso de un pueblo que rechazó la fragmentación".

Feijóo también tuvo emocionadas palabras de agradecimiento para el pueblo gallego. "Siempre supe que no caminaba solo, sino de todos los ciudadanos de esta tierra", enfatizó. "Servir a la causa de la libertad, la prosperidad y el bienestar es un honor que nunca podre agradecer abondo a los gallegos", prosiguió.

"Es y será un orgullo seguir sirviendo a Galicia allí donde esté"

Balance

Durante su intervención, Feijóo también hizo balance de sus gestión durante 13 años durante los que —incidió— se tuvo que hacer frente a una "virulenta" crisis económica, que fue un "reto mayúsculo" o la pandemia del coronavirus. "En todos los momentos difíciles la estabilidad hizo que el avance de Galicia no se detuviera nunca", aseguró. "De esta moderación derivada del galleguismo integrador levantamos la estabilidad. Fue la materia prima para apuntalar la prosperidad y el bienestar", agregó.

"Dejamos un balance del que, humildemente, nos podemos sentir orgullosos"

El líder gallego afirmó que siempre gobernó "sabiendo que cada obra y avance" lo era de "toda Galicia". Y que deja un balance en 2022 del que "humildemente nos podemos sentir orgullosos: una rede hospitales renovada, un centenar de nuevos centros de salid, una tasa de fracaso escolar reducida a la mitad; las universidades más accesibles de toda España; gratuidad de las escuelas infantiles; nuevos recursos de conciliación; estaciones intermodales en todas las ciudades; menos impuestos para todos y en especial para las rentas bajas y medias... Y, en general, una Galicia líder la producción de vehículos en España, en el sector textil y consolidad como una potencia pesquera, láctea y forestal", enumeró, entre otros logros.

Agradecimientos

Feijóo agradeció también a sus conselleiros por su trabajo. Especialmente emocionado al referirse a Valeriano Martínez, fallecido el pasado mes de octubre. "A todos estos logros colectivos intenté aportar siempre con la máxima responsabilidad. Y lo hice siempre acompañado con los miembros de mi gobierno".

Los agradecimientos los hizo extensibles a todas las asociaciones, colectivos, empresas, sindicatos, partidos de la oposición o medios de comunicación, entre otros. También a su familia y seres queridos "por apoyarme en todo momento y por su comprensión".

El mensaje final, de despedida, fue para los gallegos. "Galicia seguirá siendo parte fundamental de mi camino. Porque fue un orgullo, es un orgullo y seguirá siendo un orgullo seguir sirviéndola desde allí donde esté. Por eso: Galicia, Galicia, Galicia y por siempre, Galicia... Gracias por este honor", finalizó Feijóo.