La línea de ayudas de la Xunta para la renovación de electrodomésticos agotó el crédito previsto de 2 millones de euros, con el que se apoyó a más de 13.500 hogares en la comunidad.

De este modo, el programa Galicia Renova Electrodomésticos, después de mes y medio abierto, acaba de entrar en lista de espera, en una iniciativa que la Xunta califica de “éxito”. Los aparatos más demandados fueron: las lavadoras, con más de 7.000 ayudas; seguidas de los frigoríficos congeladores, con más de 2.700 solicitudes; y las placas de inducción, con más de 2.500.

Así, se calcula que la adquisición de estos nuevos electrodomésticos permitirá a las familias ahorrar alrededor de 540.000 euros al año en su factura eléctrica en un conjunto.

Reducción del consumo

También se prevé una reducción del consumo energético de 2.700 MWh/año, un descenso de las emisiones de CO2 equivalente a la plantación de 40.000 árboles, así como el mantinimiento o creación de un centenar de puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Los beneficiarios de estas ayudas obtendrán apoyos que pueden alcanzar el 25% del precio del electrodoméstico para un consumidor general y del 50% o 75% para los consumidores con más dificultades. Las ayudas van desde los 100 a los 450 euros.