Kiosco

La Opinión de A Coruña

Más de 55.000 ganaderos y agricultores gallegos se beneficiarán de la reducción del IRPF

Las rebajas supondrán una minoración de la base imponible de 31 millones de euros

Ganaderos en una explotación de vacuno en Silleda. | // BERNABÉ / JAVIER LALÍN

Ganaderos y agricultores se beneficiarán de una nueva bajada de impuestos aprobada por el Gobierno central. Más de 55.000 profesionales del campo gallegos podrán acogerse a la reducción de módulos del IRPF para el periodo impositivo 2021. Esta rebaja, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado, se suma la reducción del 20% del rendimiento neto para todo el sector agrario aprobada en marzo por el Consejo de Ministros para paliar los efectos de la sequía y el incremento de los costes de producción El conjunto de estas reducciones supondrá una minoración de la base imponible de unos 31 millones para más de 55.000 agricultores y ganaderos gallegos, según estimaciones de la Delegación del Gobierno en Galicia. Unos 11 millones de euros se corresponden con las reducciones de índices de las actividades agrarias, mientras que otros 20 millones de euros serían por la reducción extra del 20% del rendimiento para hacer frente a la sequía.

En la comunidad gallega, destaca el departamento dirigido por José Miñones, el efecto de las reducciones establecidas a escala estatal es alto, por tratarse de producciones importantes dentro de su ámbito territorial.

En el conjunto del país, esta orden del Ministerio de Hacienda puede implicar una rebaja de la base imponible del orden de los 1.093 millones de euros, que beneficia a los 900.000 agricultores y ganaderos de todo el Estado que eligen el sistema de módulos del IRPF para tributar., según detalla el Ministerio de Agricultura. El sistema de estimación objetiva agraria es el mayoritario en el sector agroganadero. Las reducciones de módulos aprobadas se traducen en una disminución proporcional de la base imponible derivada de los rendimientos de la actividad agraria. Estas reducciones reflejan la pérdida de rentabilidad derivada de los efectos negativos provocados por las adversidades meteorológicas del año pasado, como la borrasca Filomena del mes de enero, las heladas en marzo y la falta de precipitaciones a lo largo del año.

La orden, que se hace eco de la propuesta del Ministerio de Agricultura tras recabar los informes de las comunidades autónomas, recoge la reducción a nivel estatal de los índices de rendimiento neto de todos los sectores ganaderos y del viñedo. Además, se aprobaron un elevado número de reducciones en sectores específicos por comunidades, provincias y municipios, entre las que destaca la aplicada para los frutos secos en importantes áreas productoras.

También se reduce el índice aplicable a las actividades ganaderas que alimenten el ganado con piensos y otros productos adquiridos a terceros, siempre que representen más del 50% del importe total de la alimentación animal. Se estima que la reducción por este concepto puede alcanzar 38 millones. El índice único para todos los sectores ganaderos será del 0,50.

Igualmente, y de forma extraordinaria por las dificultades de la situación, se amplía en 5 puntos la reducción del coeficiente corrector por uso de electricidad para el riego que se ha aplicado en años anteriores. Así los agricultores que utilizan la electricidad para el riego se beneficiarán de una minoración del 25% en el rendimiento neto para cultivos regables (el año anterior fue el 20%), extensible a todos los regadíos, y no solo a los de consumo estacional. Se estima que esta medida supondrá una rebaja de unos 39 millones.

Compartir el artículo

stats