La Guardia Civil de A Coruña investiga a un conductor que circuló sentido contrario en un tramo de 25 kilómetros de la AP-9 y que dio positivo en una prueba de alcoholemia que él mismo pidió en una llamada telefónica al 112. También se detectó presencia de drogas en su organismo. El piloto se dirigía en sentido a Tui y se encontró sin dinero para pagar el peaje en Ordes, según detalla en un comunicado el Instituto Armado.

El conductor realizó un cambio de sentido y circuló hasta el kilómetro 16, en dirección A Coruña, por los carriles para viajar hacia Tui. En un peaje posterior detuvo otra vez la marcha y solicitó una prueba de alcoholemia en una llamada al 112. La Benemérita indicó que las “cámaras del centro de control de la autopista pudieron localizar al infractor y su recorrido, activando el Subsector de Tráfico de A Coruña el protocolo al efecto”.

Las pruebas arrojaron tasas de 0,63 y 0,58 miligramos de alcohol por litro en aire espirado. Por ello, resultó “positivo indiciario, a falta de confirmación por laboratorio, de presencia de cocaína en el organismo”. Como resultado, fue investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial, tendrá que comparecer en sede judicial y se enfrenta a penas de hasta 2 años de cárcel.