Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los pisos turísticos cuadruplican la oferta de alquiler tradicional disponible en Galicia

Frente a las apenas 3.500 viviendas de arrendamiento de larga duración vacías hay más de 14.500 para turistas. Las plazas en estos alojamientos superan en un 36% las de hoteles

Placa en un edificio de pisos turísticos a escasos metros de la plaza de María Pita. | // VÍCTOR ECHAVE

Encontrar un piso para alquilar en Galicia es una misión casi imposible. Por el contrario, las viviendas turísticas son el alojamiento estrella en la comunidad, con ya el 34% del total de plazas ofertadas en el sector y casi el 80% de los establecimientos de hospedaje registrados. Cinco años después de la entrada en vigor del decreto autonómico para regular el uso de las viviendas turísticas son ya más de 14.500 las inscritas en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas de Galicia (REAT) y 76.880 las camas disponibles. La rentabilidad de estos arrendamientos —entre un 40 y un 60% superior al que se consigue con un alquiler de larga duración— junto con el estallido del COVID —que ha disparado la demanda de turistas que buscan espacios aislados para evitar los contagios— han provocado un boom de viviendas vacacionales por toda la geografía gallega, hasta el punto que ya son el cuádruple de los pisos de alquiler tradicional disponibles —apenas 3.500— y superan hasta en un 36% las plazas hoteleras ofertadas —56.530—. Algunos de estos inmuebles que ahora se anuncian para turistas eran segundas residencias, pero la gran mayoría proceden de la estampida de propietarios de viviendas en el régimen tradicional de arrendamiento, tal y como ya había augurado en plena pandemia el sector inmobiliario.

Solo en el último año la oferta de pisos turísticos en Galicia creció un 18% —casi 2.300 inmuebles más y cerca de 12.000 plazas más—, según datos del REAT. Entonces no llegaban al 76% de los alojamientos vacacionales en la comunidad —casi tres puntos menos que en la actualidad— y sumaban el 30,4% de las camas disponibles —3,5 puntos menos que hoy—. Lejos quedan las actuales cifras de los poco más de 4.600 pisos vacacionales con los que arrancó el REAT en mayo de 2017, tres veces menos que los registrados a 1 de abril de este año, según los últimos datos disponibles en la página web de Turismo.

“Descontrolada eclosión”

Una vez aprobado el decreto autonómico, en el sector acrecentaron los recelos por la competencia que suponía el continuo crecimiento del fenómeno de las viviendas vacacionales. Ante la proliferación de este tipo de alojamientos por todo el país, desde Exceltur reclamaron ya en 2020 que el Gobierno central pusiese coto a la “descontrolada eclosión” de las pisos para turísticos. Entonces, el colectivo de grupos empresariales turísticos denunciaban que este hospedaje generaba “crecientes problemas asociados a la turistificación: expulsión del residente y banalización de los barrios”.

Dos años después de estas quejas y un lustro con el decreto que regula los pisos turísticos, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia dictó las primeras sentencias que avala las limitaciones a este tipo de alojamientos en Santiago y Pontevedra. En Pontevedra, el Concello las limita a casas unifamiliares, plantas bajas con entrada propia o en edificios 100% turísticos. Un modelo que podrían emular otras localidades en el top de las viviendas vacacionales. En el caso de Compostela, se exige que este tipo de hospedaje tenga licencia municipal. De las casi 700 viviendas turísticas registradas en Santiago, menos de 40 tienen habilitación del Concello, lo que dejaría al 95% en la alegalidad si no logran la acreditación municipal requerida.

‘Sorpasso’

Fue tal el ritmo de altas de pisos turísticos desde la aprobación del decreto autonómico que en febrero de 2020 A Coruña se convirtió en la primera provincia gallega en la que se dio el sorpasso: las viviendas vacacionales pasaron a dominar el mercado, con más plazas que las ofertadas en los hoteles de la provincia.

La tendencia se mantuvo en los siguientes meses en el conjunto de la comunidad. Y apenas tres meses más tarde, en plena pandemia, la oferta de viviendas turísticas superaba la que ofrecían los hoteles en la comunidad

En la actualidad, en Galicia hay más de 18.480 establecimientos de hospedaje que tienes habilitadas más de 226.000 plazas, según datos del REAT. Si los pisos vacacionales copan el 34% de las camas, los hoteles se quedan a día de hoy con el 25%, los camping con un 15,3% y las pensiones con el 10,3%. Los albergues representan un 7%, y las casas de turismo rural un 3%.

Por ayuntamientos, Sanxenxo se coloca a la cabeza de la oferta turística global en la comunidad, con el 12,3% de las plazas. Le sigue en el ranking Santiago (6,9%), Vigo (4%) y A Coruña (3,4%). En la lista también destacan O Grove (4%), Cangas y Poio (1,6%), Barreiros (1,5%), Foz, (1,4%) Pontevedra (1,4%) y (Fisterra (1,2%).

Sanxenxo lidera la oferta de pisos turísticos, con casi 11.500, seguida de lejos de Santiago (3.599), Vigo (2.889) y A Coruña (2.69) y O Grove (2.607).

Más de un centenar de particulares regentan más de cinco viviendas para turistas

En Galicia no son muchos los grandes tenedores de viviendas vacacionales (más de diez). Aunque haberlos, hailos. Son un total de 23 empresas y 11 particulares que en Galicia tienen para arrendar más de diez pisos turísticos. En total en la comunidad, hay más de 12.800 personas que tienen en propiedad este tipo de alojamiento y más de 1.600 compañías. Con al menos cinco propiedades de estas características, hay más de un centenar de particulares en Galicia y otras 71 gestionadas por empresas.

En el conjunto autonómico, de las más de 14.500 viviendas para uso turístico inscritas en el REAT el 62% —casi 9.000— tienen un único propietario (8.593 en manos de particulares y 391, de empresas). En cuanto a la procedencia de las compañías que gestionan estos

alojamientos vacacionales en la comunidad, la mayoría son gallegas, con Pontevedra (429), a la cabeza, seguida de A Coruña (387) y Lugo (340). A continuación están empresarios de Madrid (146), Zaragoza (103) y Salamanca (71). En el séptimo puesto están las compañías de Ourense (64), seguida de Barcelona (27) y Tenerife y Badajoz (14 cada una).

Compartir el artículo

stats