La Xunta ya ha decidido el lugar en el que se celebrará el macrojuicio por el accidente del Alvia en el que murieron 80 pasajeros y otros 144 resultaron heridas en julio de 2013. Será en la Cidade da Cultura, tal y como se barajaba desde hace meses y según confirmaron ayer fuentes del Gobierno gallego.

El proceso arrancará el 5 de octubre de este año y se prolongará unos nueve meses, ya que por las sesiones de esta causa pasarán un total de 494 testigos, 193 peritos y 21 testigos-peritos. En el banquillo se sentarán como investigados el maquinista del tren, Francisco José Garzón, y el entonces director de Seguridad en la Circulación de Adif, Andrés Cortabitarte. Para cada uno, el fiscal pide una pena de cuatro años de prisión así como la inhabilitación profesional por el tiempo que dure la condena.

La elección de la Cidade da Cultura, con sus amplias instalaciones, responde a la necesidad de albergar una ingente cifra de testigos y de representaciones legales de las 700 personas llamadas a declarar, el triple de las citada para el proceso por la marea negra del Prestige,, además de espacio para la cobertura informativa, dado que los juzgados de Santiago se quedan pequeños.