El BNG usará el Parlamento gallego para tratar de lograr el apoyo de PP y PSdeG para presionar al Gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez para que cumpla los acuerdos de investidura firmados. A cambio del apoyo de los nacionalistas gallegos, el PSOE se comprometió, entre otras cosas, a ceder la titularidad de la Autopista do Atlántico (AP-9) a Galicia y a crear tres juzgados dedicados a la violencia de género.

La portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón, avanzó ayer que presentarán dos proposiciones no de ley en el Parlamento gallego para “reactivar el traspaso de competencias” y demandar el traspaso de la AP-9 la creación de tres juzgados de violencia de género, situados en Ourense, Lugo y Santiago.

En declaraciones a los medios durante un paseo por la fiesta de la Ascensión, en Santiago, Pontón señaló que con estas iniciativas pretenden “dar un impulso desde la unanimidad” para que se “reactive el traspaso de competencias” y “que haya una agenda ambiciosa por parte del Gobierno” de la Xunta.

“Este es un Gobierno que tiene un récord muy triste: cero competencias en 13 años. Por eso, desde el BNG queremos darle un impulso para mejorar la capacidad de Galicia de poder decidir sobre los asuntos que nos atañen”, expresó, informa Europa Press.

Sobre la reactivación de la transferencia de la AP-9, Pontón pidió al PP que la apoye desde Galicia, pero que “no ponga impedimentos ni palos en las ruedas” desde Madrid porque “esta tramitación está siendo muy tortuosa” y es “una cuestión fundamental para el futuro”. Sobre esta cuestión, bloqueada por el PP cuando gobernaba Mariano Rajoy, la Xunta ha mantenido que asumirá esa competencia si cuenta con fondos suficientes para la tarea.

En el caso de la proposición no de ley acerca de la creación de tres juzgados de violencia de género en Galicia, la líder nacionalista afirmó que “una mejor respuesta judicial es clave para dar una respuesta en este ámbito a las mujeres que sufren violencia de género”.

En este sentido, argumentó que existe un déficit de juzgados en Galicia, por lo que este sería “un paso muy importante” porque “la agenda del BNG es también una agenda feminista”.