Kiosco

La Opinión de A Coruña

La parcela en venta más grande de España está en Galicia ¿Cuánto cuesta?

La pandemia ha convertido a la comunidad en el escaparate inmobiliario de mayor atractivo para grandes inversores que buscan tierras para campos de golf, explotaciones forestales o cotos de caza, entre otros usos

Vista de la finca más grande en venta en España, ubicada en Galicia. | // ALDEAS ABANDONADAS

Manantiales, ríos, zonas de monte y de prados, plantaciones forestales, coto de caza, carreteras internas… Lo más singular del rural en una extensión de 4.500 hectáreas, la finca más grande en venta en España. ¿Dónde se encuentra? Acostumbrados a que las grandes parcelas estén en Andalucía o en Castilla, llama la atención que el mayor terreno con el cartel de Se vende se encuentre en Galicia, una tierra donde el minifundismo forma parte de su ADN. Los dueños rechazan revelar el lugar exacto en el que se esconde esta propiedad que equivale al tamaño de un municipio como Oleiros, pero “toca parte de las dos provincias con más rural” de la comunidad —Ourense y Lugo—, según destacan desde Aldeas Abandonadas Real Estate, la plataforma líder en compraventa de bienes singulares que gestiona esta operación. El precio no llega a los 8 millones de euros, aunque como en todas las propiedades, más en las que superan los seis ceros, es negociable.

“Muy bien situada y cerca de todos los servicios. Buenos accesos”, recoge el anuncio de la venta del complejo en la página web aldeasabandonadas. com. Debido a sus dimensiones, la finca ofrece todo tipo de uso, desde forestal, agrícola, coto de caza…

Cada vez más empresarios fijan su mirada y su cartera en el rural gallego. “Las fincas rústicas están en la diana de los grandes inversores y fondos, más selectos, y que de momento no han experimentado un notable ascenso de precios”, destacan desde la Inmobiliaria Aldeas Abandonadas Real Estate. Las posibilidades son de lo más variopintas, desde plantaciones forestales, explotaciones agroganaderas, cotos de caza, áreas de pesca, campos de golf, circuitos de karts, rutas a caballo, casas en los árboles…

La pandemia convirtió a Galicia en el escaparate inmobiliario de mayor atractivo para grandes inversores. Primero fueron los pazos, casas solariegas y castillos. Ahora, son las tierras. “Tienen el capricho de invertir en Galicia; la comunidad gallega está de moda”, explica Elvira Fafian, gerente del portal Aldeas Abandonadas. Y la crisis del COVID no hizo más que aumentar ese interés por las zonas apartadas de la ciudad. Tanto para familias que buscan huir del bullicio del centro y jóvenes que quieren emanciparse en las áreas metropolitanas como para grandes fortunas y fondos que quieren emprender un negocio en plena naturaleza. “La crisis dio notoriedad a quien no conocía el rural; la pandemia contribuyó a poner los ojos en otras zonas”, destaca Fafian sobre el repunte de propiedades en venta en la Galicia vaciada y el aumento de la demanda por este tipo de bienes. “Quienes se fijan en Galicia para la compra de fincas vienen con inversión”, asegura la gerente de Aldeas Abandonadas.

Empleo y asentamiento

Los precios hace cinco años eran prácticamente fijos, pero en la actualidad hay bastante oferta y los propietarios quieren vender, no a cualquier precio, pero están dispuestos a rebajas importantes. Con la crisis provocada por la pandemia, hay mucho regateo en el precio, con rebajas de entre un 20 y un 25% en las propiedades más costosas.

“En la comunidad gallega hay muy buenas tierras y los proyectos inversores que se realizan generan empleo, desde hacer los desbroces o realizar las plantaciones hasta los contratos del nuevo uso, y. muy importante, asientan población”, ensalza Fafian. Durante muchos años, relata, las fincas rústicas estuvieron paralizadas: “No había mercado para este tipo de tierras, pero ahora la gente se está animando”.

Los principales problemas para cerrar las transacciones son la falta de crédito y la documentación necesaria. “El plazo de una venta depende del estado de la propiedad y del papeleo”, reconoce Fafian. Pero con recursos económicos y con la documentación de la propiedad actualizada en el Catastro, la operación de compraventa se cierra de inmediato. “Hay bienes que en una semana están vendidas y otras que se demoran más de un año; lo más difícil que hemos tenido para vender ha sido un pazo, en año y medio”, detalla Fafian.

Galicia concentra una de cada tres terrenos en venta

En el interior o en la costa. Galicia tiene tierras en venta en las cuatro provincias. Todas con la singularidad de estar en plena naturaleza, con vistas a la playa o a la montaña. Hasta un total de 56 parcelas singulares están en venta en la comunidad gallega a través de la inmobiliaria Aldeas Abandonadas Real Estate. Son casi una de cada tres de las ofertadas en el conjunto del país —un total de 187—, según el listado que aparece en su web. Junto con Galicia, Cataluña y Andalucía son las comunidades que tienen más parcelas con el cartel de Se vende, un total de 25 y 23, respectivamente. Le siguen en el ranking Levante (14) y Castilla y León y Castilla-La Mancha (11 cada una).

La oferta en la comunidad es de lo más variopinto: con vistas al mar, con ríos que atraviesan esos terrenos, fincas para edificar, parcelas en plena montaña... Y los precios no solo son de más de seis dígitos, como la parcela más grande a la venta en España. También hay ofertas que se ajustan a los bolsillos más económicos. Así, el portal inmobiliario oferta una parcela de 12.000 metros cuadrados “en plena naturaleza” en el límite entre Galicia y Asturias por apenas 7.000 euros. En A Mariña se vende una parcela de 11.600 metros cuadrados, con río y pradera, luz y teléfono a pie de finca por 25.000 euros.

En A Coruña también hay a la venta una finca urbanizable de 651 metros cuadrados “al lado del mar” por 38.000 euros. En Lugo, una finca de dos hectáreas con una plantación de pinos con 25 años de antigüedad ya lista para cortar se oferta por 24.875 euros.

Y para los bolsillos más pudientes, hay propiedades por encima de los 500.000 euros. Es el caso de una gran finca con coto de caza, varias edificaciones, terreno, río y manantial en A Coruña por 550.000 euro, un solar urbanizable de 8.830 metros cuadrados cerca de A Toxa al lado del mar por 700.000 euros o una parcela urbanizable de 1,5 hectáreas en A Coruña con vistas al mar por 850.000 euros.

Compartir el artículo

stats