Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

“Coraje” y “afouteza” contra la incertidumbre

Felipe VI advierte de la “complejidad” de la situación actual, que supone un “reto” en el ámbito de la paz y en el económico

28

El rey Felipe VI realiza la ofrenda al Apóstol acompañado de la reina Letizia y sus hijas EFE

Galicia es una tierra que presume de su “afouteza”, un vocablo que remite, según la Real Academia Galega, a la “disposición del espíritu que lleva a actuar o a acometer cualquier empresa sin temor a los peligros o dificultades”. Esa “valentía” a la gallega y otras palabras similares, como “ambición” y “coraje”. fueron algunas de las consignas elegidas ayer por el rey Felipe VI para animar a los ciudadanos a “afrontar” la “complejidad de la situación actual” en el terreno económico y de la convivencia en Europa, un tiempo de “incertidumbres”.

La familia real, con Feijóo, Díaz, Rueda, Calviño, Santalices, Miñones y miembros de la ruta Quetzal. | // XOÁN ÁLVAREZ

El monarca acudió a Santiago por cuarta vez y tercer año consecutivo para realizar él mismo la tradicional Ofrenda al Apóstol Santiago por el 25 de julio. Lo hizo acompañado de la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía y sus primeras palabras fueron para trasladar la “solidaridad” y “respeto” a los afectados por la ola de incendios y condolencias a las familias de fallecidos. “Galicia sabe bien lo que es sufrir el azote de los incendios”, concedió Felipe VI, quien pidió al Apóstol protección para quienes luchan contra el “drama” del fuego, cuyo “esfuerzo titánico” y “entrega” loó.

En su intervención, el rey reconoció cómo en 2022 “las incertidumbres permanecen” y “atravesamos un compás histórico en el que los miedos, dudas e incógnitas parecen nublar el horizonte de toda la humanidad”. “La complejidad de la situación actual es evidente y supone nuevamente un reto de gran envergadura”, incidió, en ámbitos como el sanitario, el económico y la paz, que, dijo, “debe marcar siempre el norte de nuestra brújula”.

No obstante, a los momentos “muy duros” que han impactado, e impactan, en la sociedad, opuso los “valores” de España, un pueblo “responsable, decidido, fuerte, solidario, que ha recorrido su camino con entereza” y al que no le ha faltado “ambición y “coraje”. “Porque España tiene carácter y lo ha demostrado”, enfatizó, “y en todo este tiempo no se ha doblegado nuestra capacidad para seguir adelante”. En ese contexto pidió ayuda al Apóstol “para que nuestro país dé los pasos correctos en esta etapa del camino no exenta de obstáculos”.

El Rey apeló al ejemplo del Camino de Santiago y sus valores “cívico, cultural y espiritual” ahora que “el horror de la guerra reaparece en el viejo continente” y para conminar a los ciudadanos a superar las “adversidades”. Respecto al proyecto europeo, cree que conserva “intacto su significado” porque une a pueblos con “valores y principios comunes” y no solo con “intereses coincidentes”. Si bien “la economía, el comercio y la energía condicionan” el proyecto europeo, instó a poner “en la base” los valores de la democracia y de la cultura.

En su respuesta-homilía, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, se refirió a los mismos temas que el rey y encomendó a la intercesión del Apóstol Santiago a “todos los pueblos de España y, de forma especial, al pueblo gallego, a las personas víctimas de la violencia y las guerras en Ucrania y otros países, y que sufren las consecuencias físicas y morales”. El prelado compostelano expresó su deseo de que la paz se haga realidad en todos los países y de que “ojalá que el único humo que vuele a las alturas sea el del botafumeiro”.

Barrio, que presidió la misa, instó a “humanizar nuestra convivencia con los valores esenciales de la austeridad, el esfuerzo, la solidaridad y la caridad”. y pidió en una oración por las víctimas de los incendios y por quienes perdieron sus bienes, por quienes murieron en el mar, además de por los gobernantes y la familia real, “siempre sensibles a todo lo que afecta a nuestro pueblo”.

Previamente a la celebración religiosa, los reyes, igual que ocurría el pasado año tras el paréntesis derivado de la pandemia, pasaron revista a las tropas y saludaron a las autoridades presentes, entre ellas el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda; las vicepresidentas primera y segunda del Gobierno, Nadia Calviño y Yolanda Díaz; el presidente del Parlamento gallego, Miguel Ángel Santalices; el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo; el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, o el expresidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo.

Compartir el artículo

stats