Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Sánchez anuncia a Rueda comisiones de control al desplome de la A-6 y los trenes Avril

Le garantiza financiación a Stellantis pero aún no hay garantías para los proyectos coruñeses de Showa Denko y Reganosa u No categórico al traspaso de las competencias sobre el litoral

Pedro Sánchez y Alfonso Rueda, ayer, en la entrada del Palacio de la Moncloa. | // EFE

Fue una hora y media de reunión “cordial” entre Pedro Sánchez y Alfonso Rueda, la primera entre ambos, de la que el presidente de la Xunta salió “esperanzado, aunque vigilante” porque arrancó “algunas certezas y buenas perspectivas” a pesar de cosechar también “rechazos” y otros compromiso más indeterminados de la lista de reivindicaciones con que se presentó en Moncloa. Las “mejores sensaciones” con las que se quedó el político gallego fue el anuncio que le transmitió Pedro Sánchez de que “está encauzada” la financiación adicional para que Stellantis pueda afrontar en Vigo la nueva plataforma industrial destinada a la fabricación de vehículos 100% eléctricos, proyecto que se quedó fuera del actual Perte de automoción por la rigidez de los plazos, pues se exigía que todas las actuaciones estuvieran ejecutadas en junio de 2025, algo que resultaba imposible por el calado de la reestructuración que se debe acometer en la planta de Balaídos. Rueda afirmó en la rueda que dejó sobre la mesa de Pedro Sánchez otros proyectos, como el de Showa Denko, que estudia abrir en A Coruña una fábrica de grafito para baterías de coches eléctrico, el de la planta de hidrógeno verde de Reganosa y EDP en As Pontes, o el de la planta de biometano a partir de purines.

En materia de infraestructuras también hubo compromisos. En concreto, el Gobierno aceptará crear sendas mesas de seguimiento sobre el desplome del viaducto en la A-6 y el contrato incumplido de Talgo con Renfe que ha impedido poner en servicio este mes los trenes Avril que permitirían extender la alta velocidad a todas las ciudades de Galicia. Con esas mesas de seguimiento la Xunta busca tener información de primera mano sobre el calendario de reparación de la A-6 y sobre la evolución del contrato y la fecha en que se implantarán los Avril. Además, reclamó el desbloqueo del proceso para transferir a Galicia la AP-9, tema sobre que el no sacó ningún compromiso.

Litoral.

Sin embargo, el presidente de la Xunta se llevó un no rotundo al traspaso a Galicia de las competencias sobre el litoral, una de las reclamaciones que llevaba en su agenda y que se convirtieron en el mayor punto de fricción. De nada le valió argumentar con que la Asesoría Xurídica de la Xunta y el Consello Consultivo avalan que esta transferencia se pueda realizar sin modificar el Estatuto de Autonomía o que otras comunidades, en similares circunstancias jurídicas que la gallega, como Canarias, hayan asumido estas competencias.

“Me dijo que no categóricamente y yo le he trasladado que seguiremos insistiendo. Es difícil de entender porque se acaba de acordar con Canarias lo que a nosotros se nos niega de raíz. Es cuestión de voluntad política”, se quejó.

Tras Rueda intervino la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, para recordarle que el Estatuto no recoge la posibilidad de asumir las competencias en costas, por lo que no es posible la transferencia a menos que se reforme. Negó también que se trate solo de una decisión política, sino que es el algo “meramente jurídico”.

Ayudas por incendios.

Los incendios también fueron objeto de conversación. El titular de la Xunta reclamó que el Gobierno habilite ayudas para los afectados, sin entrar en la fórmula idónea para aprobarlas, ya sea mediante la declaración de zona catastrófica u otra vía, pero que sea “rápida”. Sánchez, según contó Rueda, admitió que era “consciente” de la necesidad de conceder ayudas y que lo iba a hacer, pero sin más concreción.

El político gallego aprovechó para mostrarle su “malestar” por las “desafortunadas y extemporáneas” declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, en las que sostuvo que algunas comunidades han tenido que recurrir a la Unidad Militar de Emergencias (UME) por no haber hecho “sus deberes” en prevención de incendios. “No me doy por aludido y hablo un poco en nombre de todas las comunidades. Me molesta porque cuando se piden medios es que se necesitan y la UME es un recurso de todos los españoles”, advirtió Rueda, quien abogó por sacar los incendios del debate político.

Proyectos industriales.

El pasado mes de junio, la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, ya había anunciado a Rueda —en una reunión en Santiago— que abrían una puerta para que Stellantis pudiera acceder a otras fuentes de financiación distintas al Perte. Y ayer, Pedro Sánchez le confirmó que la fórmula va por buen camino. “Esto parece que está encauzado, pero estaremos vigilantes, aunque haya que aportar también fondos de la Xunta”, dijo Rueda al concluir la audiencia.

De hecho, para avanzar en la financiación hoy está previsto un encuentro entre la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el vicepresidente industrial del Grupo Stellantis, Arnaud Deboeuf, en el que tratarán de buscar un acuerdo para blindar el futuro de las instalaciones en Vigo.

El presidente del Gobierno también trasladó a Alfonso Rueda “una probabilidad muy alta” de financiar con fondos europeos la planta de Altri en Palas de Rei que se destinará a la fabricación de fibras textiles.

“Salgo con buenas sensaciones para estos dos proyectos que espero que se concreten”, destacó el titular de la Xunta tras su reunión con Sánchez, al que reclamó “agilidad” en la tramitación de los fondos europeos para aminorar la incertidumbre.

Atención Primaria.

En sanidad, Rueda dejó sus demandas y solo obtuvo el compromiso de Pedro Sánchez de que lo hablaría con la ministra. La Xunta reclama convocatorias extraordinarias de MIR de facultativos de familia y la creación de la especialidad de médico de urgencias para intentar corregir el déficit de profesionales en Atención Primaria.

Sin agravios.

Rueda evitó polémicas porque Sánchez recibiera el mismo día a tres presidentes autonómicos del PP. Dijo que no era ningún agravio y que solo se molestaría si saliera de la reunión sin ningún compromiso.

Financiación autonómica: “dificilísima, pero habrá que ponerse y todos deberemos ceder”

Entre las reivindicaciones que dejó Rueda en Moncloa figura la “empezar cuanto antes” la reforma del modelo de financiación autonómica, cuya vigencia expiró en 2014. No obstante, no encontró compromiso concreto por parte de Pedro Sánchez, que si bien considera que es algo de lo que conviene comenzar a hablar, también admite que es un “tema difícil”. Apreciación que compartió el presidente de la Xunta, pero que no por ello se debe dejar aparcada la negociación. “Si se parte de eso nunca nos pondremos a hablar”, dijo. El titular del Gobierno gallego admitió que será “dificilísimo” poner de acuerdo a las comunidades para reformar el modelo, por lo que, a su juicio, todas las autonomías tendrán que “ceder” para ir dando pasos con el fin de actualizar el sistema. Recordó además el documento que aprobaron diez presidentes autonómicos de distinto signo el año pasado en la Cumbre de Santiago pidiendo que primara el criterio de la despoblación en el nuevo modelo de financiación y asumió que comunidades autónomas gobernadas por el mismo partido, como puedan ser la propia Galicia o Andalucía, pueden tener distintos objetivos a la hora de negociar esta reforma, por lo que insistió en la necesidad de “ceder” en planteamientos de cada territorio. La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, compareció tras Rueda y los primero que quiso destacar son los 9.401 millones de euros que serán transferidos a Galicia en 2023 a cuenta del sistema de financiación.

Compartir el artículo

stats