El viento del norte se ha erigido en el gran enemigo de los servicios de extinción que luchan contra el incendio originado ayer en Caldas y que ha quemado 450 hectáreas de monte, casi todas arboladas, en su camino hacia a Vilagarcía de Arousa a través del monte Xiabre. Esta mañana las rachas han amainado y han permitido una cierta calma para los núcleos de población, pero la previsión indica que por la tarde volverá a aumentar la velocidad del viento. Mientras tanto, avanza el incendio activo desde la tarde de este jueves en Boiro (A Coruña), concretamente en la parroquia de Cures, que ha quemado ya unas 350 hectáreas. En la zona trabajan 3 técnicos, 18 agentes, 32 brigadas, 23 motobombas, 4 palas, 7 aviones y 7 helicópteros. En total, los incendios iniciados durante esta semana en Galicia llevan arrasadas más de 2.000 hectáreas de superficie.

"El aire puede reavivar las llamas en cualquier flanco porque el perímetro es muy amplio", ha explicado el director de extinción del incendio en Vilagarcía, José Antonio Gaiteiro. El técnico, desde el puesto de mando avanzado instalado en el polígono de Pousadoiro, ha apuntado que existen gran cantidad de pequeños focos susceptibles de reproducir las escenas de tensión vividas durante la pasada madrugada.

65

Incendios en Galicia: Vilagarcía y su comarca luchan contra el fuego

Las primeras horas del día han supuesto un leve respiro para servicios de extinción y vecinos. Los habitantes de unas 25 viviendas de la parroquia de Cea que tuvieron que ser desalojadas ya han podido volver a sus casas, y se ha comprobado que no hay viviendas afectadas.

Sí, en cambio, hay dos instalaciones industriales, en esa misma zona, que han sufrido las llamas. Una de ellas, una chatarrería que ha sufrido daños calculados, en una estimación inicial, en 10.000 euros. Allí fueron donde explosionaron unas bombonas de propano. Al mediodía, la Consellería de Medio Rural actualizaba a 450 las hectáreas quemadas.

Hacia el mediodía, las carreteras de la zona se encontraban todas habilitadas para la circulación, después de permanecer cortados en algún momento de la noche puntos de las calzadas de la VG-4.7 y de la PO-305. En esta última, la DGT mantiene marcada una advertencia por retenciones entre el kilómetro 0 y el 4, en ambos sentidos.

En la zona del incendio trabajan 4 técnicos, 6 agentes, 30 brigadas, 24 motobombas, 5 palas, 4 aviones y 4 helicópteros. Asimismo, se ha solicitado el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Otros incendios

No es el de Caldas-Vilagarcía el único fuego que afecta a la ría de Arousa. Ayer se declaró otro en su brazo norte, en Boiro, que ya calcinado 350 hectáreas, de acuerdo con los últimos datos de Medio Rural. Allí, en cambio, no se han reportado problemas serios para los núcleos de población.

Son un total de 800 hectáreas quemadas entre ambos fuegos. Pero durante la mañana se han iniciado otros focos repartidos por la comarca de O Salnés. El más grave parece el de la parroquia de Tremoedo, en el límite entre Vilanova de Arousa y Cambados. Hasta el mediodía no había información oficial al respecto, aunque testigos presenciales observaron a medios aéreos trabajando en la zona, próxima a varios bodegas de albariño.

En la localidad ourensana de Verín "evoluciona favorablemente hacia su estabilización" el incendio activo que ha calcinado ya unas 600 hectáreas, por lo que continúa como el fuego más extenso sin controlarse. Este jueves ya ha sido desactivada la alerta por proximidad a las casas al remitir el peligro para los núcleos de población.

Se trata de un incendio declarado a primera hora de la tarde del miércoles y del que las autoridades no dudan de su intencionalidad, ya que se inició en una decena de focos diferentes.

Hasta el momento, han participado en el operativo efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), aparte de nueve técnicos, 32 agentes, 69 brigadas, 31 motobombas, 12 aviones y 12 helicópteros, entre otros medios.

Los demás incendios de la provincia de Ourense se encuentran estabilizados o controlados. Uno de ellos, el de Maceda, que afecta a la parroquia de Castro de Escuadro, ha quedado controlado a las 21,09 horas de este viernes. Las últimas cifras ofrecidas por Medio Rural estiman la superficie afectada en 150 hectáreas. "Se inició en tres focos diferentes y simultáneos", puntualiza la Xunta.

Asimismo, en A Mezquita permanece estabilizado desde las 21,09 el fuego iniciado en la parroquia de O Pereiro, que ha arrasado unas 150 hectáreas.

Además, Medio Rural ha dado por extinguido a las 12,53 de este viernes el fuego de Calvos de Randín (Ourense), en Lobás, con un balance de 50,3 hectáreas quemadas.