Kiosco

La Opinión de A Coruña

Las familias del ‘Pitanxo’ insisten en bajar al pecio seis meses después del naufragio

“Para que se haga justicia y para saber la verdad”, dice la portavoz, María José de Pazo, que acusa a Pedro Sánchez de seguir sin recibirlos tras estos meses

Familiares y amigos de los fallecidos del Pitanxo durante una concentración en Vigo. | // MARTA G. BREA

La tragedia sacudió la vida de 21 familias el pasado 15 de febrero y puso patas arriba la sociedad gallega y del resto de España. El Villa de Pitanxo, un arrastrero del Grupo Nores, de Marín, se hundía cuando trabajaba a unas 250 millas de la costa de Canadá, frente a Terranova. De noche, en aguas gélidas y en medio de un temporal, solo tres de los 24 tripulantes pudieron salvar la vida: el patrón, Juan Padín, y su sobrino, Eduardo Rial, así como un tercer marinero, Samuel Kwesi. Hoy, seis meses después de la tragedia, las familias de los fallecidos siguen reclamando que se busque el pecio y que se baje con un robot submarino para recoger todas las pruebas posibles que ayuden a esclarecer lo sucedido. “Para que se haga justicia y para saber la verdad”, dice su portavoz, María José de Pazo.

El naufragio está siendo objeto de una investigación judicial para intentar aportar luz sobre lo ocurrido. “Todos los días nos acordamos de los que nos faltan. Pero lo peor es que, cada día que pasa, estamos en tiempo de descuento para bajar al pecio. Hemos demostrado de forma contundente que es posible bajar, que es viable, seguro, y con el apoyo de Canadá y medios gratuitos de Noruega”, recuerda María José de Pazo.

Según la también armadora, las familias están decepcionadas con la actitud del Gobierno central y, en concreto, con su presidente, Pedro Sánchez. “A pesar de todo, el presidente sigue sin contestar de forma clara y por escrito”, reprocha.

“Hemos pedido que nos reciba y no ha tenido diez minutos para dedicarles durante estos meses a las familias de 21 trabajadores que perdieron su vida de una forma que un auto judicial ha descrito como 21 supuestos homicidios imprudentes”, recuerda María José de Pazo.

Las versiones opuestas que defienden Padín y Rial, por un lado, y Kwesi, por otro, están siendo analizadas. El primero, apoyado por su sobrino, dice que el motor se paró y que por eso entró agua, provocando el naufragio. El segundo asegura que el agua ya había comenzado a entrar antes de la parada del motor debido a que el aparejo “embarró” en el fondo, algo que el patrón dice que sucedió una hora antes del hundimiento.

Las familias de las víctimas ven “evidente” que ni Sánchez ni sus ministros “tienen intención de acometer esta investigación”, lo que consideran “una pena”, puesto que “los partes meteorológicos en Terranova consultados por los peritos apuntaban estas semanas pasadas como propicias para la bajada”.

Ante la falta de una respuesta “por escrito” al Gobierno central, las familias se preguntan si “no hay nadie que quiera hacerse cargo con su rúbrica de que bajar al pecio sería “positivo para la investigación y aclaración de las causas de la desgracia”.

De Pazo califica la situación de “gran vergüenza” e incide en que estos seis meses han “desbaratado todas las excusas” para no impulsar el descenso al pecio. En todo caso, advierte de que, durante los próximos meses, las familias seguirán luchando e intentarán aportar como puedan “luz” al caso.

Compartir el artículo

stats