El BNG avanzó ayer que no apoyará los presupuestos generales del Estado de 2023 si el Gobierno central aumenta el gasto militar hasta el 2% del PIB, ya que supondrá “la detracción de recursos en política social, inversiones o generación de empleo”. De esta forma, sería la tercera ocasión consecutiva en la que el Bloque se desmarca del bloque de investidura y no secunda las cuentas del Ejecutivo de PSOE, primero, y PSOE y Unidas Podemos ahora.

El único diputado del Bloque en el Congreso, Néstor Rego, expuso ayer que ante la actual situación de crisis los intereses “deben estar claros” y “tienen que ser en materia de políticas sociales y económicas y no en gasto militar”.

En el ámbito social, aludió al pacto con el PSOE para votar a favor de la investidura como presidente de Pedro Sánchez, en el que se incluían el traspaso de la AP-9 o la aportación del Gobierno del 50% del gasto en dependencia. “Y no lo está haciendo”, lamentó. También recordó la implantación de los juzgados de violencia de género en Santiago, Ourense y A Coruña “tal y como se comprometió en el acuerdo de investidura”.

Estas actuaciones “no serán posibles” si el Gobierno persiste en aumentar el gasto militar el 2% del PIB “aproximadamente en 12 mil millones de euros”.

Rego también hizo referencia a las infraestructuras ferroviarias. Para ello ha recordado que en las peticiones de los actuales presupuestos, la formación ha hecho “especial hincapié” en la mejora de las infraestructuras y de los servicios.

Otras demandas

El diputado manifestó su indignación al comprobar que en los mapas de las autovías ferroviarias —que permitirá trasladar mercancías en convoyes para competir con el tráfico de camiones—, Galicia quedaba “absolutamente excluida”. “No hay ninguna razón objetiva”, resumió, informa Europa Press.

También apuntó la necesidad de mejoras de la línea Lugo-A Coruña, A Coruña-Ferrol, la red de ancho métrico, la conexión entre Vigo y la frontera portuguesa y el Corredor Atlántico.