Kiosco

La Opinión de A Coruña

Rueda defiende rebajas de impuestos solo si se mantiene la calidad de los servicios públicos

El presidente de la Xunta niega sentirse presionado por Andalucía y Murcia para suprimir el tributo sobre Patrimonio | “Solo nos influye lo que conviene a los gallegos”, sostiene

Rueda, ayer tras el Consello de la Xunta. | // XOÁN ÁLVAREZ

La Xunta esquiva de momento la presión de Andalucía y Murcia, también gobernadas por el PP, para suprimir el impuesto de Patrimonio y elevar las rebajas fiscales, a pesar de que el año pasado aseguró que eliminaría ese tributo en un futuro. El presidente gallego, Alfonso Rueda, defendió la “senda propia” de la comunidad y condicionó esas rebajas al mantenimiento o incluso mejora de la calidad de los servicios públicos.

Esta semana, Andalucía se unió a Madrid para bonificar al 100% un tributo que grava las rentas superiores al millón de euros en Galicia (700.000 euros, pero descontando un máximo de 300.000 de vivienda habitual) y que genera 70 millones de euros al año para las arcas públicas gallegas. Murcia estudia aplicar la medida y reducirá un 4,1% el tramo autonómico del IRPF. Juan Moreno e Ignacio López Miras siguen así la senda de Alberto Núñez Feijóo, líder del PP estatal, que no ha parado de defender la minoración de la carga fiscal desde que llegó al puesto como receta contra la inflación.

Rueda descartó cualquier actuación por esa presión de sus compañeros de partido. “En absoluto”, respondió sobre esa cuestión. “El mensaje fundamental es que no nos sentimos influidos por lo que haga nadie, sino por lo que conviene a los gallegos”, alegó el presidente de la Xunta, que además recordó que de esa forma emula a su antecesor, Núñez Feijóo, que defendió una gestión guiada “por el interés de los gallegos” y no por órdenes externas, aunque procedan de sus propias filas.

“A mí no me dio [instrucciones] y estoy seguro de que no me dará ninguna instrucción ni ninguna cosa, porque sabe que desde aquí es desde donde tenemos que tomar las decisiones. Podrá dar su opinión, pero no una instrucción”, sostuvo el titular del Ejecutivo gallego sobre la influencia de Feijóo desde Madrid en sus decisiones.

Rueda comparecerá el martes en el Parlamento para explicar las líneas maestras de los presupuestos autonómicos del próximo año, los primeros bajo su mandato, que incluirán una batería de rebajas fiscales anunciada en su investidura y el mantenimiento de otras en marcha que permitieron el ahorro de 6.200 millones a los gallegos en la última década.

Como ejemplos, citó que el 99% de ciudadanos no paguen el impuesto de Sucesiones, la rebaja del tramo autonómico del IRPF —del 9,4% al 9%— o el mismo trato fiscal que las familiares numerosas para los hogares con dos hijos. ¿Bonificará al 100% el impuesto de Patrimonio? “Sobre Patrimonio hay una bonificación aprobada”, respondió a la pregunta directa de si los ricos en Galicia dejarán de pagar ese tributo en 2023.

Por primera vez desde que tomó posesión, Rueda marcó perfil propio dentro de la ofensiva ideológica de su partido para rebajar impuestos con una defensa de su utilidad. “Apostamos por bajar impuestos dentro de nuestras posibilidades y dentro de la premisa de que los impuestos soportan los servicios públicos”, expuso a preguntas de la prensa tras la reunión semanal del Consello de la Xunta. Cualquier deducción o descuento debe, según dijo, permitir “mantener” el nivel de los servicios públicos y, “si puede ser, la elevación” de su calidad.

También rechazó una “recentralización” impositiva como la que defendió el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y criticó el nuevo impuesto a las rentas altas que prepara el Gobierno para el año que viene. “Me alegro de ser diferente de las políticas del señor Sánchez”, resumió. “Está bien bajar impuestos, subirlos no y mucho menos en estos momentos”, zanjó.

En su intervención también ha recordado al Gobierno central la “capacidad fiscal” de las comunidades autónomas, que ejercen “como creen mejor”, por lo que ha declinado opinar sobre las “rectificaciones” que los integrantes del Ejecutivo se hacen entre sí cuando hablan de recentralizar impuestos.

Compartir el artículo

stats