Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La Xunta congelará el peaje de la autopista A Coruña-Carballo

La evolución del IPC obligaría a incrementar las tarifas un 10%, pero la subida se neutralizará porque la asumirán las arcas públicas

Peaje de Pastoriza de la AG-55. | // CARLOS PARDELLAS

Las tarifas de las autopistas de la Xunta, la AG-55 entre A Coruña y Carballo, y la AG-57 entre Vigo y Baiona, no experimentarán cambios el próximo año. El Gobierno gallego ha decidido congelar los peajes y evitar así el impacto de la subida del IPC en los bolsillos de los usuarios. Será la Administración autonómica la que asuma el coste, por un importe estimado entre 3 y 3,5 millones de euros.

Tramo de la AG-55. | // LOC

Cada año, las tarifas se actualizan en función de la evolución del IPC. En 2021 tocaba aplicar un incremento, por este motivo, del 5%, si bien la Xunta optó por absorber la mitad de este impacto y aprobar finalmente una subida del 2,5%. Esta medida supuso un coste para el erario público de 1,5 millones.

Pero en 2022 el IPC está desbocado y el Gobierno gallego calcula que habría que aplicar un incremento del 10% a las tarifas de sus dos autopistas de peaje, que finalmente no se trasladará a los usuarios. “Este año, con un IPC de dos cifras y en un contexto peor para las familias, hacemos un mayor esfuerzo y lo congelamos”, indicaron fuentes de la Xunta, que sostienen que con esta decisión, la AG-55 y la AG-57 se mantendrán “como las más baratas de España”.

Será, por tanto, la Administración gallega la que asuma el impacto de la subida —dado que hay que pagarlo a la concesionaria—, lo que le costará, a falta de cerrar la evolución del IPC en octubre, entre 3 y 3,5 millones de euros.

Sin ningún tipo de bonificación, el peaje entre A Coruña y Arteixo es de 55 céntimos para los vehículos ligeros, que llega al máximo de 1,10 para el transporte más pesado. Entre Arteixo y Carballo, el coste para coches es de 2,05 euros. En el caso de la AG-57, el peaje entre Vigo y Baiona es de 1,7 euros para los vehículos ligeros. Entre Vincios (Gondomar) y Baiona, el coste para los coches es de 1,4 euros.

Sin embargo, existen bonificaciones puestas en marcha a mediados del mes de agosto de 2021 que la Xunta aprobó, como reacción, tras las aplicadas por el Gobierno central en la AP-9.

Por una parte, se bonifica el 100% del viaje de vuelta a las familias numerosas en las vías que conectan A Coruña-Carballo y Vigo-Baiona. Y, por otra parte, se extiende a las 24 horas posteriores del viaje de ida el descuento del 25% en la vuelta y del 50% en la segunda vuelta y ulteriores para usuarios recurrentes y para todos los vehículos, además de una rebaja a la mitad en todos los trayectos que se realicen entre las doce de la noche y las seis de la mañana. Condición indispensable para beneficiarse de estas rebajas es disponer de un dispositivo de telepeaje. La decisión de la Xunta de congelar los peajes de las autopistas autonómicas se produce en un escenario donde el incremento de los costes de los combustibles y de la electricidad ha llevado al Gobierno central a subvencionar o bonificar los medios de transporte, como aplicar descuentos de 20 céntimos por litro en los carburantes, permitiendo viajar gratis —siempre que se tenga abono— en numerosos trenes e implantando rebajas en el transporte por autobús, a lo que también se ha sumado la Xunta en sus líneas de transporte por carretera con otra aportación para que el descuento llegue al 50%.

No obstante, estas medidas, salvo que se prorroguen, se acaban a final de año y queda pendiente de determinar cómo afectará el IPC a los peajes de la Autopista del Atlántico, la AP-9, una vía que vertebra Galicia de norte a sur y que desde el año 2021 dispone de un programa de bonificación que durará hasta el final de la concesión, en 2048, y que tiene un coste de 2.300 millones de euros para el Estado.

Compartir el artículo

stats