"Me reitero en que las víctimas me perdonen. Pero fue un accidente, no pude evitarlo". Estas han sido las últimas palabras de la declaración del maquinista del tren Alvia, Francisco Garzón, en la segunda jornada del juicio por el accidente ocurrido en el barrio compostelano de Angrois el 24 de julio de 2013, que dejó 80 muertos y 145 heridos. Sigue aquí el juicio en directo.

Tras una hora aproximada de comparecencia, en la que solo ha respondido a preguntas de su abogado defensor, Manuel Prieto, y en ocasiones a las aclaraciones solicitadas por la jueza, Garzón ha concluido con la voz rota y con esas disculpas.

El letrado ha destacado que fue "público y notorio" que el maquinista pidió perdón en varias ocasiones, incluso a través de una carta que recogió la prensa. Tras esto, Garzón ha reiterado en su petición a las víctimas de que le perdonen, tras lo que ha añadido que "fue un accidente" y que "no" pudo "evitarlo".

El maquinista, único acusado además del exjefe de seguridad de Adif por el accidente del tren Alvia en el que murieron 80 personas y 145 resultaron heridas, ha asegurado que "no había ningún tipo de señal hasta la curva". "Nada de nada de nada", ha enfatizado.

Lo ha remarcado durante su declaración en el juicio por el siniestro, que ha durado exactamente una hora, y en la que solo ha respondido a las preguntas de su abogado.

LA PLATAFORMA DE VÍCTIMAS

El presidente de la Plataforma de Víctimas Alvia 04155, Jesús Domínguez, ha valorado que el maquinista que manejaba el convoy "una vez más" pidiese disculpas en su declaración durante el juicio por el accidente ocurrido en la curva de Angrois (Santiago) el 24 de julio de 2013.

"Una vez más ha pedido perdón. Nosotros somos un colectivo con todo tipo de sensibilidades. Habrá gente que le perdone y habrá gente que no, es un tema que yo no puedo valorar", ha reconocido Domínguez, en declaraciones a los medios de comunicación al finalizar la segunda jornada del juicio, que se celebra en la Cidade da Cultura de la capital gallega.

Asimismo, Jesús Domínguez ha subrayado que la formación que recibió Garzón para manejar el tren "fue por la vía 2, en la que el semáforo estaba en amarillo" y en la que "el accidente nunca habría ocurrido".

Por esto mismo, el exdirector de seguridad de Adif Andrés Cortabitarte permanece como el otro acusado y se enfrenta también a cuatro años de cárcel por 80 supuestos delitos de homicidio, 145 de lesiones y uno de daños, por imprudencia profesional grave.

A su salida del edificio judicial, efectuada por la puerta principal con un notorio refuerzo del dispositivo de seguridad tras el golpe que le propinó el padre de uno de los fallecidos el día anterior, Cortabitarte ha sido increpado por las víctimas con gritos de "asesino" y "sinvergüenza". "¡Nos has robado la vida!", le han espetado.

EL PASO DEL MAQUINISTA POR LOS CALABOZOS

El maquinista del Alvia ha relatado ante la jueza Elena Fernández Currás cómo vivió el accidente del 24 de julio de 2013 en el barrio compostelano de Angrois, su ingreso en el hospital y su paso por el calabozo.

"Es criminal que me saquen del hospital con tres costillas rotas. Y me habían puesto un tubo para quitarme la sangre en la pleura", ha dicho, al referirse a su alta y posterior apresamiento, para explicar que "de ninguna forma" estaba en condiciones de prestar declaración.

Garzón, quien ha declarado este jueves como acusado en la segunda jornada del juicio por el siniestro que se cobró la vida de 80 personas y dejó 144 heridos, ha respondido solamente a preguntas de su abogado, Manuel Prieto, pero también ha intercambiado palabras con la jueza al solicitarle algunas aclaraciones sobre su relato.

El letrado ha conducido el interrogatorio sobre su vida profesional en Renfe desde que ingresó en el año 1982 --obtuvo el título de maquinista en abril de 2013-- y hasta el día del accidente. El primer momento en el que se le ha roto la voz ha sido para hablar de los primeros segundos tras el descarrilamiento del Alvia en la curva de A Grandeira.

"Lo primero era atender a los viajeros y socorrerlos", ha dicho, de manera entrecortada, después de que fuese su abogado quien contó cómo, con el accidente, se quedó atrapado entre los hierros de la locomotora y se puso en contacto con el puesto de mando de Renfe en Atocha (Madrid).

Al preguntarle su abogado sobre su conducción al hospital de Santiago, ha habido una primera pausa en su declaración en la que ha pedido "perdón" hasta tres veces. En ese momento, la jueza ha intervenido por primera vez para pedirle que estuviese "tranquilo", a lo que el maquinista ha respondido: "Ya, pero es imposible".

LAS LESIONES NO LE DEJABAN "TUMBARSE"

Tal y como ha relatado su abogado defensor, las lesiones sufridas en el accidente no le permitían "tumbarse". Pese a ello, el 27 de julio --tres días después del accidente-- recibió el alta y fue conducido al calabozo, donde se sentó "en el suelo" porque solo tenía "un catre", según ha contado Prieto. "Solicité una silla y me la negaron", ha confirmado Garzón.

El maquinista y el letrado también han deslizado que su alta hospitalaria y su detención guardaba relación con la rueda de prensa que dio al día siguiente --28 de julio-- el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Sin embargo, la jueza ha matizado que "el ministro no detiene a nadie" y que si había sido llevado a calabozo era "por órdenes del juez instructor".

En ese momento, Garzón ha tachado de "criminal" que saliese del hospital "con tres costillas rotas" y la jueza le ha advertido que ese no era "el objetivo del juicio". "Si usted tiene alguna queja de los servicios médicos que le dieron el alta puede presentar una queja en el foro (pertinente)", ha añadido.

Fernández Curras también le ha advertido de que estaba "dejando en mal lugar a los médicos", algo que el maquinista se ha apresurado a negar: "No, no. Si se ha entendido eso, pido perdón a los médicos".