Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Ourense es la segunda provincia española que perdió más población en veinte años

La despoblación se concentra en la franja noroeste de España, donde se encuentran las siete provincias con los peores datos demográficos

El terremoto de la despoblación sacude con fuerza al noroeste de España. Las siete provincias que más vecinos han perdido en los últimos veinte años se sitúan en el eje que forman la zona oriental de Galicia y Asturias y la parte occidental de Castilla y León. Son estos los territorios que más y a mayor velocidad se vacían de toda España. De hecho, Ourense es la segunda provincia española que más habitantes perdió en este periodo.

A la cabeza está Zamora, donde en dos décadas, se ha evaporado el 15,4% del capital humano. Ningún otro lugar ha perdido siquiera el 10% de sus habitantes en el citado periodo. En julio de 2022, Zamora tenía 197.733 habitantes. Veinte años más tarde, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, la cifra ha bajado a 167.363. El noroeste de España ha desplazado a otros lugares del país como el espacio más castigado por el deterioro demográfico, hasta el punto de dar forma a una franja con continuidad geográfica en la que se sitúan todas las provincias que han perdido más de un 5% de sus habitantes en los dos últimos decenios.

Tras Zamora, le sigue a continuación Ourense (-9,91%), Palencia (-9,34%), Lugo (-9,05%), León, (-7,35%), Salamanca (-5,5%) y Asturias (-5,34). Además, provincias como Cáceres (-4,3%), Jaén (-3,8%), Ávila y Teruel (-2,3%), Soria (-1,22%) y Cuenca (-0,49%) también perdieron vecinos en una etapa en la que España ganó 6,2 millones de habitantes.

En conjunto, en las siete citadas provincias del noroeste se perdieron 223.967 habitantes en los últimos veinte años. Es casi equivalente a una ciudad del tamaño de A Coruña. Todas estas zonas se ubican también en las posiciones más altas de la lista de territorios envejecidos en España, por lo que el futuro no parece precisamente halagüeño.

Por otro lado, tres de las siete provincias mencionadas (Ourense, Zamora y León) tienen frontera con Portugal, al igual que Cáceres, la octava en la clasificación de zonas despobladas en estos veinte años. Esa circunstancia revela nuevamente el perjuicio del efecto frontera.

Solo la inmigración puede salvar a estas provincias del declive demográfico. De hecho, en la primera mitad del año la población de Galicia se incrementó en 1.995 personas por un saldo migratorio positivo (llegaron más personas de las que se fueron).

Así, el total de habitantes de la comunidad gallega se sitúa en 2.693.451 a 1 de julio de 2022, al contabilizar 10.651 fallecimientos más que nacimientos, pero saldos positivos sobre todo en la migración exterior (+12.106) y también en la interior (+622).

En el conjunto estatal, la población de España aumentó en 182.141 personas durante la primera mitad del año y se situó en 47.615.034 habitantes.

Durante el primer semestre de 2022 la población creció en 14 comunidades autónomas y se redujo en las tres restantes, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Los mayores incrementos en términos relativos se dieron en Comunidad de Madrid (0,82%), Illes Balears (0,68%) y Comunitat Valenciana (0,66%). En el otro extremo, los descensos de población más acusados se dieron en Extremadura (-0,15%), Principado de Asturias (-0,08%) y Castilla y León (-0,03%).

Compartir el artículo

stats