Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Cae en Arousa una banda dedicada al tráfico de hachís con veinte detenidos

Registro en un chalé de Vilagarcía. | // I. ABELLA

Las comarcas de O Salnés y Barbanza, junto al territorio Ullán, volvían a levantarse ayer con la presencia de furgones de la Policía Nacional por sus calles y registros en varios municipios. El motivo, una nueva operación contra el tráfico de estupefacientes a gran escala en la que participaron agentes de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) llegados de Madrid y del Greco Galicia. Con esas unidades colaboraron agentes de la Comisaría de Vilagarcía, de la UIP de Vigo y de otras comisarías gallegas, que les prestaron apoyo en la ingente cantidad de registros que debían acometer.

La magnitud de la operación, que continúa abierta, se ve en el número de detenidos —21 al cierre de esta edición— con registros en domicilios, naves y talleres de A Illa, Vilanova, Cambados, Vilagarcía, Catoira, Rianxo y Boiro, todos ellos relacionados con el trasvase de fardos de un lado a otro del estrecho.

En esos registros se decomisaron, principalmente, dinero, coches y teléfonos móviles. También algunas fuentes apuntan a que se habría podido intervenir un importante cargamento de hachís que gestionaría el grupo organizado, aunque no habría sido en los registros, sino en un momento anterior. De todas formas, las investigaciones que está instruyendo el Juzgado Número 1 de Vilagarcía permanecen abiertas y no se descarta que se incremente tanto el número de detenidos como todo el material aprehendido.

Desde hace tiempo, lancheros de las rías gallegas bajan al estrecho de Gibraltar para guiar las embarcaciones que trasladan el hachís desde Marruecos hasta las costas andaluzas. En este arte, las mafias del estrecho están recurriendo a lancheros de la ría de Arousa, como es el acaso de tres de los vecinos de A Illa detenidos ayer, cinco hombres, de entre 25 y 53 años de edad que se unirían a varios isleños que están siendo encausados por participar en el tráfico de drogas en el estrecho.

Narcosubmarino

El jueves se cumplirán tres años de la caída en aguas de la ría de Aldán del primer narcosubmarino interceptado en Europa con 3.000 kilos de cocaína y el Tribunal Superior resolvió ayer los recursos presentados por los siete imputados. Confirma la condena de 11 años de prisión para los tres tripulantes del semisumergible y absuelve del delito contra la salud pública a dos de los cuatro acusados en tierra, además de que rebaja la pena a los otros dos por considerar que el delito fue en grado de tentativa.

Compartir el artículo

stats