Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Galicia y Asturias, posturas antagónicas ante el eucalipto

Mientras la Xunta apuesta por reducir la supeficie que ocupa, el Principado impulsará su extensión

Plantaciones de eucalipto. | // MARTA G. BREA

Comunidades limítrofes, Galicia y Asturias siguen caminos divergentes sobre el cultivo del eucalipto. Mientras la Xunta ha establecido hasta diciembre de 2025 una moratoria que prohíbe las nuevas plantaciones y de aquí a 2040 prevé reducir en un 5% la superficie destinada a esta especie alóctona (unas 20.000 hectáreas), el Principado apuesta por la senda opuesta. No solo impulsará la introducción de una especie más resistente a las plagas y a las heladas (el eucalyptus nitens), sino que prevé ganar hasta 2036 entre 600 y 2.400 hectáreas ocupadas por este árbol. El Ejecutivo asturiano alega que el eucalipto es una “alternativa para combatir el despoblamiento del medio rural”.

El borrador del Plan de Ordenación de los Recursos Forestales de Asturias (2022-2036) recoge como principal novedad la introducción en Asturias del eucalipto brillante (eucalyptus nitens), una especie llamada a sustituir buena parte de las plantaciones del eucalipto común (eucalyptus globulus), al estar este último registrando en los últimos años una importante pérdida de productividad en la región debido a múltiples problemas sanitarios y al agotamiento de las cepas del cultivo. Actualmente, esta especie arbórea ocupa unas 60.300 hectáreas y se prevé llegar casi a 63.000 en menos de quince años.

En todo caso, la situación de partida es muy diferente a la de Galicia. Los datos oficiales —aunque no son mucho de fiar hasta que se elabore el inventario forestal continuo— calculan que son unas 422.000 las hectáreas con presencia de eucalipto (300.500 hectáreas de monocultivo y otras 121.700 mezcladas). Hasta que ese inventario, ya en marcha, no se concluya, quedan prohibidas nuevas ocupaciones de eucalipto y a partir de entonces se intentará desenganchar el monte gallego de esta especie, aunque poco a poco, porque el objetivo final es rebajar un 5% los eucaliptales y recuperar 20.000 hectáreas para otro tipo de árboles.

Asturias, por el contrario, cree que fomentar las plantaciones será un elemento dinamizador del medio rural. Y una de las vías para hacerlo más atractivo es apostar por la variedad nitens frente a la globulus. ¿Por qué? Juan Picos, director de la Escuela de Ingeniería Forestal del Campus de Pontevedra, da algunas pistas. El nitens soporta mejor las plagas y el frío, por lo que se puede plantar a mayor altitud, es de crecimiento más rápido y aunque ofrece menos rendimiento para elaborar pasta de papel, da más madera que el globulus, una especie más delicada ante problemas sanitarios y que raramente se cultiva por encima de los 400 metros de altitud.

Además, como advierte Picos, tiene otro problema. El globulus se tala y del mismo tocón rebrota de nuevo sin necesidad de realizar nuevas plantaciones, pero a partir de tercera corta ya resulta mucho menos productivo. El nitens, por el contrario, hay que plantarlo tras una tala, por lo que el Principado apostará por este tipo de eucalipto en las renovaciones de las plantaciones, ya que también le permitirán avanzar hacia el interior de la comunidad, con tierras por encima de los 400 metros.

El borrador del plan asturiano, no obstante, indica que se limitarán las autorizaciones para plantar eucalipto “a las zonas aptas para su cultivo”. Y añade que “con carácter general” quedará restringido “a los municipios donde el cultivo está consolidado”.

Pero la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies teme que acabe siendo mucho más, una expansión sin control, llegando hasta los 1.000 metros. Si la nueva especie “invadiera” esa franja de terreno “acabaría con las especies autóctonas”, alertan los conservacionistas.

El director de la Escuela de Ingeniería Forestal del Campus de Pontevedra recuerda que, curiosamente, el Gobierno asturiano tenía prohibido plantar nitens.

En Galicia, añade Juan Picos, cada propietario planta indistintamente una u otra especie en función del negocio que busque, aunque haya que respetar los requerimientos climáticos de cada tipo de árbol. Así, el globulus está presente en amplias zonas costeras (baja altitud y temperaturas más moderadas) mientras que el nitens se distribuye en el centro y norte de Galicia debido a su aguante de las heladas, rapidez de crecimiento y relativa resistencia a plagas y enfermedades.

Compartir el artículo

stats