Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Bruselas impone su criterio y el lobo seguirá teniendo “protección estricta” en toda Europa

Treinta países, incluido España, rechazan la petición de Suiza de rebajar su estatus u Solo logra apoyo de cinco gobiernos ajenos a la UE: Liechtenstein, Azerbaiyán, Georgia, Turquía y Biolorrusia

Un lobo con sus crías. | // J. S.

El lobo seguirá estando “estrictamente protegido” en toda la Unión Europea (UE) y en los demás países firmantes del Convenio de Berna para la conservación de la vida silvestre y el medio natural en Europa. Así lo decidieron ayer en Estrasburgo la comisión permanente del Convenio por amplia mayoría. Los representantes de 30 países —incluida España— rechazaron la propuesta de Suiza rebajar el nivel de protección de esta emblemática y controvertida especie. Solo apoyaron al país helvético Liechtenstein, Azerbaiyán, Georgia, Turquía y Bielorrusia. Hubo tres abstenciones.

Esta decisión deja en papel mojado la reciente decisión de la Eurocámara de instar a la Comisión Europea (CE) a revisar el estatus de protección del lobo en aquellas áreas en las que su situación fuera “favorable”. No es el caso de España, cuyas poblaciones de lobos están en situación “desfavorable-inadecuada”, según las autoridades europeas. En todo caso, ni siquiera una rebaja de la protección del lobo por parte de la CE afectaría en este momento a España, ya que el Gobierno ha incluido todas las poblaciones en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre).

La propuesta del Gobierno de Suiza, idéntica a la que presentó hace cuatro años, que ni siquiera llegó a ser votada, reclamaba que el lobo pasara de estar “estrictamente protegido” a solo “protegido”. Tras analizar la petición helvética y recabar información científica y técnica, el Consejo de la UE decidió la postura de todos los países miembros, contraria a rebajar el régimen de protección del lobo, al considerar que “no está justificado desde el punto de vista científico y de la conservación”.

Bruselas defiende que no existe motivo alguno para desproteger al lobo, pues aún está sometido a “severas amenazas y presiones significativas, en particular altos niveles de mortalidad inducida por el ser humano, concretamente por la caza furtiva”. El Consejo recogió las últimas conclusiones científicas, que apuntan que de las nueve poblaciones principalmente transfronterizas de lobos de la UE y sus países vecinos, “solo tres están clasificadas como de preocupación menor, mientras que seis son vulnerables o están casi amenazadas”. Entre estas últimas, la ibérica.

El documento elaborado por el Consejo de la UE para defender su posición incluye un apartado sobre la península Ibérica. Resalta, por ejemplo, que los lobos habitan principalmente en el cuadrante noroeste de España y el norte de Portugal, y que aunque se están empezando a expandir “lentamente” hacia el sur, la población de las montañas de Sierra Morena “parece estar extinta”.

El texto subraya que la especie suma unos 2.500 individuos en la Península, y que está “casi amenazada” debido “a la fragmentación en los regímenes de gestión, la falta de un plan de gestión a nivel de población, la ocurrencia de eventos de persecución humana en gran medida impredecibles (envenenamiento, disparos, etcétera) que pueden amenazar a la población a nivel local y el casi aislamiento de algunos de sus segmentos de población del sur”.

Compartir el artículo

stats