Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El juez procesa a dos miembros de Resistencia Galega por un atentado en 2014

Ambos, que vivían en una aldea abandonada de Fornelos, fueron condenados en enero, pero ahora se les abre otra causa por colocar una bomba en el consistorio de Baralla hace ocho años

‘Toninho’ García Matos y Asunción Losada, en 2019, durante el registro de su vivienda en la aldea abandonada de Baños, en Fornelos Montes. | // RICARDO GROBAS

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha acordado procesar a los presuntos miembros de Resistencia Galega Antón García Matos, alias Toninho, y Asunción Losada Camba por los delitos de pertenencia a organización terrorista, depósito de aparatos explosivos y daños terroristas por la colocación de una bomba en el Ayuntamiento de Baralla (Lugo), en octubre de 2014, que causó numerosos daños materiales. Los dos fueron detenidos en una cafetería de Vigo en 2019, si bien tenían su residencia habitual en los últimos cuatro años antes de su arresto en la aldea abandonada de Baños, una antigua comuna hippie, del municipio pontevedrés de Fornelos de Montes, donde hacían “vida normal”. De hecho los vecinos pensaban se que trataba de jubilados que había decidido cambiar de aires y asentarse en el rural. Las fuerzas antiterroristas habían seguido sus pasos en Portugal y Venezuela.

Ambos ya fueron condenados el pasado enero a una pena de conformidad de 28 años de prisión por los delitos de integración en organización terrorista, fabricación y tenencia de explosivos, falsedad documental y tenencia ilícita de armas. La sentencia los consideró en su momento los líderes de Resistencia Galega. Ahora se enfrentan a un nuevo proceso penal a raíz de la explosión, el 1 de octubre de 2014, en el edificio del Ayuntamiento de Baralla (Lugo), que causó cuantiosos daños materiales en el edificio oficial y en varios inmuebles contiguos. En su auto, Calama acuerda tomar declaración indagatoria a los dos investigados, a los que impone o bien el pago de una fianza de casi 300.000 euros para el pago de las responsabilidades pecuniarias, o bien designen bienes susceptibles de embargo.

Por ese atentado ya fue condenado Raúl Agulleiro Cartoy, quien tenía a su disposición una construcción en ruinas en la zona boscosa de O Pedrouzo, término municipal de O Pino (A Coruña) donde guardaba cuatro aparatos explosivos. Para cometer dicha acción, prosigue el juez, contó con la colaboración de García Matos y su pareja Asunción Losada Camba.

En el caso de “Toninho”, la Audiencia Nacional le achaca ser el autor del documento manuscrito incautado a Agulleiro con informaciones sobre objetivos de la banda terrorista Resistencia Galega, entre los que se encontraba el Ayuntamiento de Baralla. Así consta en el informe del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, Departamento de Grafística.

Ese mismo documento fue incautado en su domicilio y en él se recogían otros objetivos como el chalé de un juez de Santiago, una piscifactoría o la Casa Museo de Manuel Fraga en Vilalba. El ADN del procesado apareció además en un termo rojo y una olla que iban cargados de material explosivo en el zulo de O Pedrouzo.

Respecto de Asunción Losada, el juez indica que realizaba actividades de infraestructura en la organización terrorista y que en el registro de su vivienda fueron incautados soportes informáticos encriptados en los que se señalaba como objetivo el Ayuntamiento de Baralla. Además, Losada fue quien alquiló la bajera o garaje que descubrió en noviembre de 2019 la policía portuguesa en Coímbra y donde “se incautó una importante cantidad de materiales y sustancias para la confección de artefactos explosivos”.

Compartir el artículo

stats