El puente de diciembre afianza las altas expectativas de ocupación para el sector turístico gallego con una ocupación hotelera media de entre el 50 y el 60% en el conjunto de la comunidad y con el tirón que tendrá en los próximos días la ciudad de Vigo, donde se espera que los hoteles cuelguen el cartel de completo.

Así lo explicó el presidente del Clúster de Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, a preguntas de Europa Press, haciendo una estimación de cómo se espera el puente en los diferentes destinos de la comunidad.

En casas rurales la ocupación podría llegar al 55 o el 65%. Sin embargo, el clima jugará un importante papel en estas fechas, en las cuales “si la climatología es buena va a influir con un subida de un 10%”, apuntó Pardal.

No cabe duda de que el puente de este año “es muy raro”, al coincidir en mitad de la semana, un hecho que, según Pardal, “influirá negativamente” a la hora de las reservas que, aún así, se mantienen con unas expectativas muy buenas.

En cuanto a las zonas con mayor ocupación destaca Vigo “por el tirón de las luces de Navidad” y tras él, A Coruña. Por la parte que le toca al turismo rural, “tirón tremendo, otra vez” de la Ribeira Sacra y la zona de A Costa da Morte.

El perfil del visitante será sobre todo de la propia comunidad, que se “va a mover muchísimo”, e “indudablemente” los que están a tres o cuatro horas en coche de Galicia.

Los alojamientos que “más tiran” entre los visitantes son los balnearios, que en la zona de Ourense “tendrán también muy buena ocupación”, los hoteles que tengan SPA y las casas de turismo rural.

Los precios son uno de los temas candentes en lo que va de año y el sector de alojamiento apunta la “gran ventaja que tienen” ya que, según explicó, “se modifican y se intenta adaptar a la demanda”. En esta línea, detalló que para el fin de semana los precios serán caros, por la gran demanda, pero entre semana, aunque también hay un cierto volumen de ocupación, “los precios de los hoteles son bastante asequibles”.