La investigación para detener al autor de las cartas con explosivo avanza. La Policía trabaja siguiendo el rastro de uno de los paquetes, que pasó por el Centro de tratamiento postal de Correos en Valladolid. Hasta ese punto llegan envíos de Valladolid, pero también de León y de toda Galicia. En esas seis provincias (las cuatro gallegas y dos castellano-leonesas) se centran ahora las pesquisas, según ha podido saber Caso Abierto, el canal de sucesos de Prensa Ibérica, editora de LA OPINIÓN.

Ese paquete, que llegó a Madrid desde Valladolid, pasó por el escáner de Correos sin ser detectado, tal y como han revelado las imágenes recuperadas. Tenía, como el resto, un sello con la imagen del castro de Santa Trega, dedicado al Concello de A Guarda en la provincia de Pontevedra. Los investigadores han comprobado que Correos lo puso en circulación el pasado 21 de abril.

Revisar 35.000 sellos

De acuerdo con los datos que Correos ofrece en su web, el sello con el que se enviaron los paquetes pertenece a una serie llamada Naturaleza de 135.000 ejemplares y no solo circulan por Galicia, sino que se pueden comprar por 2,70 euros en cualquier parte de España.

Las pesquisas se han reducido hasta los aproximadamente 35.000 sellos con esa imagen que fueron distribuidos en Galicia, León y Valladolid, las zonas de donde puede proceder el primer paquete explosivo que ha podido ser rastreado.

Según ha sabido este canal, esos sellos se vendieron en su mayor parte, individualmente, y a coleccionistas o amantes de la filatelia. Todo indica que el autor de los paquetes explosivos, la principal teoría sigue apuntando a un hombre solitario, un Unabomber, compró seis sellos de una vez.

Los investigadores siguen esta y otras pistas para encontrar al autor de los ataques al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ministra de Defensa, Margarita Robles, la Embajada de Estados Unidos y la Embajada de Ucrania en Madrid, el Centro de Satélites de la base de Torrejón de Ardoz y la empresa de armamento Instalaza, de Zaragoza.

Los TEDAX de la Policía Nacional tuvieron que detonar de forma controlada las seis cartas explosivas, pero han conseguido recuperar dos de los sobres en buenas condiciones, lo que está permitiendo a los agentes analizar la letra del autor de los envíos para elaborar un perfil, además de intentar extraer huellas dactilares y ADN. Además, las pesquisas apuntan a que el responsable de los envíos consiguió sortear algunas barreras de seguridad en Correos, porque dos de los sobres no llevaban matasellos.

El autor no escribió nada en las cartas, más allá del destinatario y el remitente. En cuanto a los remitentes, se trata de diferentes direcciones de correo electrónico. Los investigadores ya han comprobado que son emails inexistentes, que no conducen a nadie.

En cuanto a la composición de los envíos, se trata, como se avanzó, de pólvora con metralla, pero las investigaciones han descartado que fuera comprada en tiendas de material pirotécnico o petardos. La hipótesis principal es que el autor extrajera la pólvora de los cartuchos de un arma de caza.

Otras amenazas al Gobierno

Como adelantó este medio, los agentes están analizando varias cartas críticas, algunas incluso “en tono amenazante”, que ha recibido el Gobierno por sus medidas de apoyo a Ucrania desde que empezó la guerra.

Algunas de esas misivas están manuscritas, por lo que los investigadores pueden comparar la letra de esos textos con la de los seis paquetes recibidos esta semana por si el autor de estos últimos ataques hubiera enviado otras cartas con amenazas escritas antes.