Prácticamente todo el litoral de Galicia está hoy en alerta naranja por la previsión de fuerte viento en la costa gallega, con rachas de más de cien kilómetros por hora. En A Coruña, el viento sopla con fuerza y soplará durante casi toda la jornada de este sábado 31 de diciembre, así que esta situación, junto con el pronóstico que anuncia acumulación de lluvias de hasta 40 litros por metro cuadrado en doce horas en zonas de la provincia coruñesa, ha llevado al Ayuntamiento coruñés a suspender la celebración de la popular carrera San Silvestre.

El viento y la lluvia ya han dejado una situación complicada en diversos puntos de la geografía gallega en las últimas horas por los estragos causados por la lluvia y el viento, con inundaciones y caídas de objetos.

Los servicios de emergencias gallegos registraron casi 200 incidencias este jueves por los efectos de la primera gran borrasca de la temporada. Según informó el servicio, en el período comprendido entre las 00.00 y las 18.00 horas, se contabilizaron un total de 189 incidencias relacionadas con el viento y la lluvia en toda la comunidad.

La provincia de A Coruña fue la más castigada, con 77 incidencias inscritas. A continuación, estaría la de Pontevedra, con 62, Lugo (32) y Ourense (18).

Con diferencia, los incidentes más repetidos fueron los relacionados con la presencia de ramas o árboles en las carreteras (63). También en las vías de circulación se registró la caída de cables y otros obstáculos.

En Sada, ante la previsión de lluvias, el Concello ha prohibido el aparcamiento en dos calles debido a la amenaza de inundaciones, y aconseja no usar varios garajes situados en zona de riesgo por las crecidas.

Por otra parte, pasadas las 16.10 horas de ayer, el personal de la empresa encargada de la presa del río Castro (San Sadurniño) alertó al 112 Galicia de que esta se había debilitado, y que existía riesgo de rotura. Desde el servicio explicaron que, en caso de que esto llegara a ocurrir, provocaría una crecida repentina del caudal del río, que transcurre por los ayuntamientos de San Sadurniño, Neda, Narón, y que desemboca en el río Grande de Xubia.

Ante esta situación, el 112 solicitó la colaboración de los Bomberos de Valdeorras y de la Guardia Civil, y se informó al GES y a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de A Veiga por si resultase necesaria su intervención.

El riesgo de crecida hace necesario que las personas eviten acercarse a las orillas del río afectado.

Desbordamiento del río Tela en Mondariz. Gustavo de la Paz / Europa Press

Por otra parte, puntos de la costa y del interior de Lugo registraron rachas de viento de más de 130 kilómetros por hora en la jornada de ayer, en el que Galicia permanece en alerta por temporal tanto en el litoral como el interior de la comunidad. Los valores máximos de la jornada se alcanzaron en torno a las 14.30 horas en Muras (Lugo), con 140 kilómetros, y en Viveiro (Lugo), donde los medidores de MeteoGalicia captaron rachas de 133,1 km/h.

El viento se dejó notar en gran parte de la comunidad, con varias zonas en las que sopló por encima de los 100 kilómetros hora como Cedeira (A Coruña), A Pontenova (Lugo) o Carballeda de Valdeorras (Ourense).

En cuanto a las precipitaciones, el punto más lluvioso de ayer fue el ayuntamiento ourensano de Entrimo, donde cayeron 61,3 litros por metro cuadrado. En Forcarei (Pontevedra) fueron 40,5 l/m2 de lluvia y en la capital, Santiago de Compostela, los medidores instalados en San Lázaro recogieron 39 l/m2.

EL TIEMPO HOY EN A CORUÑA Y GALICIA

Durante la jornada de este sábado 31 de diciembre, último día de 2022, una borrasca estará situada al noroeste peninsular y un nueva frente frío llegará a Galicia en la segunda mitad de la tarde coincidiendo con la antesala de la noche de Fin de Año, según le previsión de MeteoGalicia.

De esta forma, los cielos alternarán nubes y claros por la mañana, aumentando la nubosidad por la tarde y comenzando las lluvias por el oeste, extendiéndose durante la noche al resto de la comunidad, siendo localmente fuertes.

Las temperaturas mínimas descenderán ligeramente, mientras las máximas no tendrán cambios significativos.

El viento soplará del sur, fuerte, bajando de intensidad hacia a la noche. Habrá ráfagas superiores a los 80 km/h en la mayor parte de Galicia, disminuyendo a la noche.