La línea del AVE a Galicia disparó un 72% su tráfico ferroviario en 2022, lo que supone el mayor incremento registrado en España en comparación con 2021. Según los datos ofrecidos ayer por Adif, se computa la evolución del tráfico ferroviario -—medida como trenes por kilómetro o uso de la línea ferroviaria por un tren a lo largo de un kilómetro— correspondiente al ejercicio 2022 frente al ejercicio anterior.

La compañía señala que en 2022 “se confirma la recuperación del tráfico ferroviario, superándose los niveles previos a la pandemia”. En el ejercicio, el tráfico ascendió a 182,6 millones de trenes-kilómetro, lo que representa una subida del 13,3%. En el mes de diciembre, en concreto, el crecimiento de los tráficos de larga distancia de alta velocidad fue del 36,1% respecto al mismo mes de 2021.

De este modo, la línea de alta velocidad Madrid-Valladolid-León-Zamora-Galicia contabiliza el mayor aumento (+72%) tras la puesta en servicio del último tramo de alta velocidad hasta Ourense en diciembre de 2021. En el caso de la línea de alta velocidad Madrid-Levante, la subida es del 43,7%. Por su parte, la LAV Madrid-Barcelona, el tráfico crece un 37,8% y, además, su número de viajeros casi duplica los registrados en 2019.