Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Policías nacionales urgen ampliar la plantilla un 10% y ajustarla a la nueva delincuencia

El SUP cifra en 319 las vacantes en Galicia y sitúa en 3.500-3.600 los efectivos necesarios

Más hurtos, lesiones, peleas multitudinarias y ciberdelitos. Ante el aumento de la criminalidad que se ha desatado tras el estallido de la pandemia en todo el país, y en Galicia en particular, los agentes policiales se movilizan para exigir un aumento de la plantilla para adaptarse a la nueva realidad delincuencial y actualizar el Catálogo de Puestos de Trabajo (CPT) por “anticuado” y “obsoleto” ya que —cuestionan— desde 2007 no se ha acometido una reforma integral. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia, el mayoritario en el cuerpo y que representa a 1.800 policías nacionales en la comunidad, cifran los puestos vacantes actuales en 319 y exigen ampliar la plantilla un 10% hasta alcanzar los 3.500-3.600 efectivos para poder “atender” todas las demandas ciudadanas. “El catálogo no está adaptado a los nuevos delitos ni a la jornada laboral implantada desde 2015”, reclaman.

En una rueda de prensa convocada ayer por el SUP, con su secretario general en Galicia al frente, Roberto González, acompañado por los delegados provinciales, advirtió además de la necesidad de crear nuevas comisarías en Ferrol y Pontevedra así como poner a pleno rendimiento la de Redondela. Todas estas demandas han sido trasladadas por escrito este mismo miércoles al delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, y al jefe superior de la Policía Nacional, Ramón Gómez Nieto. “Tras la pandemia observamos más agresividad con las personas con las que interactuamos; hay más riñas, más resistencias y delitos de desobediencia y lesiones”, detalló Roberto González, al tiempo que advirtió de la “inseguridad jurídica” a la que se enfrentan los agentes ya que —lamentó— la modificación de la Ley de Seguridad Ciudadana transmite una sensación de “impunidad a los violentos” y genera “desprotección” a los agentes.

Desde el SUP sitúan como prioritario el refuerzo del 091 para poder intervenir en condiciones ante cualquier requerimiento ciudadano, junto con la ampliación de la plantilla en las unidades de familia y atención a la mujer, así como en los grupos de investigación, tanto en delincuencia común como delitos más graves y tecnológicos.

Estas quejas se producen apenas diez días después de que el jefe superior de Galicia convocase a todos los mandos policiales de la comunidad a una reunión de carácter extraordinario para analizar los datos de delincuencia en cada territorio y diseñar una hoja de ruta con nuevos planes de vigilancia y la reorganización de la plantilla para frenar la ola de delitos, que en Galicia el año pasado aumentaron un 17,5% a falta de los datos del último trimestre.

En el caso concreto de la provincia de A Coruña, el secretario general del SUP, Abel Lobato, advirtió de que ninguna de las comisarías tiene el CPT al completo. En A Coruña, son 810 las plazas ocupadas de un catálogo de 901 (10% vacantes), un área donde, según el sindicato, debería haber 1.000 efectivos.

González destacó que el aumento de la delincuencia en 2022 obedece a “múltiples factores” y puntualizó que no se trata solo de un aumento respecto a los años de la pandemia (2020 y 2021), sino que también repuntaron respecto a el ejercicio preCOVID (2019).

Según el secretario general del SUP en Galicia, las riñas tumultuarias crecieron un 50% de media en toda la comunidad respecto a antes de la pandemia, lo que unido al déficit de agentes, hace que “desde el último años sea más complicado” estar en las calles.

Compartir el artículo

stats