La declaración conjunta de los expertos Frans Heijnen y James Robert Catmur, que elaboraron un informe para la aseguradora de Renfe, QBE, dará comienzo este martes, 24 de enero, a las comparecencias de los peritos de parte en el juicio para determinar las causas del accidente del tren Alvia en julio de 2013 en Angrois.

Tras la intervención del experto en estadística Enrique Castillo Ron, el pasado jueves, la jueza Elena Fernández Currás advirtió de que los “debates científicos” sobre tasas de probabilidad de que el descarrilamiento se produjese no le sirven para dilucidar si la ausencia de un análisis de riesgos es motivo o no de responsabilidad penal.

Castillo Ron, al igual que el ingeniero de telecomunicaciones César Mariñas, el único de los tres peritos judiciales designado por sorteo, se refirió a las conclusiones de Heijnen y Catmur para tratar de rebatirlas, algo que rechazó la jueza y trató de evitar mediante continuas llamadas a centrarse en “cuestiones jurídicas”.

El miércoles 25 figura en la planificación Ismael Martín Maldonado, propuesto por Adif en cuestiones previas para ratificar el informe de la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria sobre el nivel de seguridad operacional de la red ferroviaria de interés general.

Del cronograma previsto por la jueza ha sido eliminada la declaración de José Luis Pinel, que tampoco ratificó su informe elaborado por encargo de Adif durante la fase de instrucción. Ahora, el administrador de la infraestructura ha renunciado a su comparecencia.

El mes lo cerrará Antonio Pujol el martes 3. Director de la empresa especializada en instalaciones ferroviarias Airtren —que tiene entre sus clientes a Adif, Renfe, el Ministerio de Fomento y la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria—, este especialista recibió ahora otros 60.000 euros por actualizar el informe por el que ya cobró con anterioridad y, precisamente, para preparar su comparecencia.