Galicia perdió en 2022 un total de 5.181 habitantes hasta situarse en 2.690.464 residentes en la comunidad, de los cuales, el 26,1 por ciento tienen más de 65 años al crecer este tramo etario de la población en casi 8.500 personas en sólo un año.

Según los datos del padrón continuo publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística, Galicia cerró de nuevo otro año con pérdida de población. Así, encadena doce años con su pirámide poblacional en descenso con la única excepción de 2020, en el que se experimentó un leve repunte de unos 2.500 habitantes.

Desde 2010, la comunidad ha perdido más de 107.000 residentes, población similar a la de Ourense, tercera ciudad de Galicia en volumen de habitantes.

Además, la población de la comunidad es más vieja. Los mayores de 65 años son ya el 26,1% del total, con un incremento de 8.490 personas en comparación con hace un año hasta situarse en 702.630.

Por su parte, bajan los menores de 15 años en 5.714 --327.964 en total-- y en casi 8.0000 los que tienen entre esa edad y los 65 años --1.659.870--.

Pese al descenso de la población total, aumenta el número de personas extranjeras que residen en Galicia. Son ya 118.740, 4.206 más que al cierre de 2021.

Provincias

Las cuatro provincias han perdido población en 2022. El descenso es más acusado tanto en términos totales como porcentuales en la provincia de Lugo, que cae hasta los 323.989 habitantes después de cerrar el año con 2.024 residentes menos que doce meses atrás.

Las provincias atlánticas, A Coruña y Pontevedra, concentran más del 76% de la población total de la población gallega, pero también han visto disminuir sus habitantes.

Así, A Coruña tiene ahora 1.119.180 residentes, 954 menos que al término de 2021; mientras que Pontevedra perdió 1.260 habitantes hasta situarse en 943.015. La población de Ourense, por su parte, baja a 304.280 personas, 943 menos que hace un año.

Población extranjera

La tendencia es la contraria en cuanto a la población extranjera, que se incrementa en las cuatro provincias. A Coruña se mantiene al frente con 46.548, 300 más que al término de 2022.

En Pontevedra residen 38.808 personas de origen foráneo (unas 800 más que hace un año), mientras que en Lugo son 16.859 (más 450) y en Ourense, 16.525 (más 450).