En la antesala de las elecciones municipales, las desavenencias entre las diferentes familias socialistas vuelven a saltar. El secretario xeral del PSOE en Narón (A Coruña), David Pita, manifestó ayer su disconformidad con el sistema de elección del candidato a la Alcaldía de este municipio y lo tachó de “imposición”, aunque aseguró que “acata la decisión de los órganos superiores”.

Militantes del PSOE en Narón consideran que la prohibición de realizar primarias en este municipio ha sido “un castigo” por haber apoyado a Gonzalo Caballero frente a Valentín González Formoso en las primarias que llevaron al regidor de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña a convertirse en secretario xeral del PSdeG.

Pita se reunió el viernes con miembros de las ejecutivas regional y provincial, a los que ya transmitió su disconformidad con el sistema de elección. Recuerda que el 18 de noviembre la dirección nacional les transmitió la decisión “unidireccional e irrevocable de anular el proceso de primarias en Narón, decisión trasladada a los militantes que manifestaron en asamblea su oposición al proceso extraordinario de elección del candidato”. Así, señalaron que “no entienden que, habiendo unanimidad y normalidad en el seno de la agrupación desde hace años, se les imponga un candidato sin contar con su opinión”, lo que a la postre supone rechazar lo establecido en los “Estatutos Federales y el Reglamento Federal de Desarrollo de los Estatutos Federales”.

Pita quiso transmitirle “toda la suerte del mundo” a Jorge Ulla, que será el candidato elegidos por las direcciones provincial y gallega. El cabeza de lista es abogado de UGT y miembro de la ejecutiva del PSdeG en Ferrol.