La Fundación Franz Weber ha divulgado este lunes un vídeo que demostraría "las deficientes medidas de 'bioseguridad' de las granjas peleteras en Galicia". Las imágenes muestran las instalaciones de una de estas granjas, con jaulas parcialmente abiertas, lo que probaría que cualquier animal "susceptible de transmitir la gripe aviar u otro virus puede entrar en contacto con los visones".

Según señala la organización en una nota de prensa, la grabación fue realizada en una instalación del municipio coruñés de Carral el pasado viernes 27 de enero. Precisamente, en esta granja de visones se produjo el brote de gripe aviar en octubre de 2022 a raíz del cual fueron sacrificados todos los ejemplares —más de 50.000— y que hizo saltar las alarmas en la red de vigilancia europea, tras hallarse la presencia de una mutación que ya estuvo presente en la pandemia de la gripe porcina de 2009.

De hecho, un artículo de la revista científica 'Eurosurveillance', publicada por el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades, apuntaba a la hipótesis de que el virus pudo saltar de aves silvestres a los mamíferos. También daba por hecho que, en la explotación, mutó y pasó a contagiarse entre los visones.

Ante esta situación, la Fundación ha anunciado que remitirá este documento gráfico a los ministerios de Transición Ecológica, Sanidad y Consumo para tratar de decretar el cierre de las granjas de visón americano por su "evidente riesgo para la salud medioambiental, esto es, para la biodiversidad, los ecosistemas y las personas".

Comunicado de la patronal

Por su parte, la patronal de las granjas peleteras, la Asociación Nacional de Criadores de Visón (Agavi), emitió un comunicado el pasado viernes en el que aseguran que todas las granjas de visones españolas "aplican protocolos de bioseguridad y bioprotección" en coordinación con el Gobierno y las comunidades autónomas.

Sobre el brote detectado en Carral al que alude la revista Eurosurveillance, Agavi sostiene que “se tiene conocimiento precisamente de estos brotes porque hay un estricto plan de seguimiento y monitorización de las granjas, ya desde hace muchos años”. También aseguran "todo hace sospechar que [dicho brote] pudiera proceder de la ola de infecciones por virus H5N1 en aves silvestres, como las gaviotas. El genotipo similar a A/gull/France/22P015977/2022 se ha diagnosticado en múltiples especies de aves marinas en toda Europa, incluidos los alcatraces comunes y las gaviotas”.

Los criadores insisten en que todos los trabajadores que están en contacto con animales disponen de Equipos de Protección Individual (EPI), lo que minimiza el riesgo de contagio. Especifican así mismo que la detección de cualquier sospecha de infección conlleva la visita obligatoria por parte de los Servicios Veterinarios Oficiales de cada comunidad autónoma y la toma de muestras para confirmar o descartar la presencia de cualquier virus en la granja.

“Defendemos la total transparencia de nuestra actividad, que cuenta con un servicio veterinario propio. Somos un sector muy controlado porque nosotros mismos queremos que así sea”, sostienen, además de demandar una vez más “respeto para las granjas, que dan empleo en zonas rurales y realizan una labor fundamental para luchar contra la llamada España Vaciada”.

Agavi finaliza el comunicado indicando que "ni el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), ni la Organización Mundial de la Salud (OMS), ni la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), ni la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han recomendado en ningún momento el cierre de las granjas de visón americano por motivos sanitarios o de salud pública".

Ejercicio de cinismo

La Fundación Franz Weber la Fundación ha calificado este comunicado como "un enorme ejercicio de cinismo, donde una vez más se trata de eludir cualquier responsabilidad moral y social frente a la aparición de virus en sus instalaciones". Según la fundación, los empresarios "intentan hacer creer a la opinión pública que la combinación entre gripe aviar, potenciales mutaciones y el visón americano no es un riesgo evidente como sí afirman virólogos de muy diferentes latitudes del planeta como un peligro real".