Las ambulancias cobran ya por su asistencia en accidentes aunque no trasladen al paciente al hospital

De esta manera, el 061 duplica sus previsiones iniciales de facturación a terceros

En 2022 obtuvo un millón de euros de beneficios

Una ambulancia desplazada al lugar de un accidente, en Lalín

Una ambulancia desplazada al lugar de un accidente, en Lalín / Bernabé / Javier Lalín

paula pérez

Cada vez que una ambulancia se desplace a un accidente de tráfico, el 061 pasará la factura a la aseguradora aunque no se traslade el paciente al hospital. Esto antes no se cobraba, pero desde 2022 la Fundación Urxencias Sanitarias ha empezado a hacerlo, lo que le ha permitido duplicar las previsiones iniciales de facturación y elevarlas un 12,37% respecto al año anterior, además de obtener un millón de euros en beneficios, el mejor resultado de los últimos diez años.

El 061 es una fundación pública, que en 2022 recibió más de 71 millones de euros de la Xunta para su funcionamiento. Pero además ingresa dinero por la facturación de terceros obligados al pago, que son aquellos que requieren asistencia de ambulancias pero están cubiertos por aseguradoras. Ocurre así en el caso de los accidentes de tráfico.

Hasta 2021, sin embargo, no se pasaba la factura a la compañía de seguros si no se trasladaba al paciente al hospital. Pero esto dejó de ser así en 2022.

“Se empieza a facturar la totalidad de los servicios prestados al determinar que el convenio Unespa para atención a lesionados de accidentes de tráfico incluye la facturación de aquellos servicios en los que no se realiza el traslado a pacientes a centros sanitarios”, explican desde el 061.

Se hizo esta “interpretación” tras consultar con servicios de emergencias de otras comunidades. “Por lo tanto, actualmente Urxencias Sanitarias realiza un seguimiento de todos los servicios de asistencias en accidentes de tráfico y emite las facturas correspondientes a este tipo de incidentes”, explican.

Así, en ocasiones cuando acuden a un siniestro en carretera, el accidentado decide por voluntad propia no acudir al hospital. A pesar de ello, se cobrará igualmente la asistencia a la aseguradora. “Lo cierto es que se asiste igual al paciente y el recurso sanitario se desplaza y desde ese momento no está disponible para prestar otra asistencia”, esgrimen. Esta facturación de “la totalidad” de los servicios prestados permitió ingresar la Fundación de Urxencias Sanitarias 6,6 millones de euros, un 109% de las previsiones recogidas en su plan de actuación para 2022. Pero a este incremento de sus ingresos también ha contribuido que ha sido más eficaz en la tramitación de las facturas que deben ser abonadas por el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) cuando se hacen asistencias a personas de otras comunidades autónomas. “En la mayor parte de los casos las facturas resultaban devueltas por errores sin que fuesen gestionadas, siendo el último ingreso de facturas emitidas al INSS de abril de 2016”, explica el 061 en sus cuentas anuales de 2022.

El pasado año comenzó a hacerse un seguimiento de estas facturas, de manera que en enero de 2023 se ingresó un importe de 19.462 euros y en la actualidad ya están autorizadas y pendientes de ingreso 12.976 euros de un total de recibos emitidos en 2022 por valor de 33.987 euros. Toda esta suma de ingresos ha permitido al 061 obtener unos beneficios de un millón de euros cuando un año antes solo había ganado 77.400.

Estos buenos resultados se producen después de que la Xunta haya tenido que incrementar en 2019 un 50% el contrato de cuatro años para adjudicar el servicio de ambulancias debido a las mejoras retributivas acordadas con los trabajadores.

Por el contrario, los créditos de dudoso cobro, es decir, de terceros obligados al pago que todavía no han abonado sus deudas, se reduce, según las cuentas del 061, a 670.000 euros a diciembre del pasado año.

Suscríbete para seguir leyendo