Casi 2.000 empresarios presionan al Gobierno para que finalice el Corredor Mediterráneo

El Ejecutivo lo califica de “prioridad” u La variante Atlántica sigue sin plan director

Parte de los asistentes al encuentro empresarial del Corredor Mediterráneo, ayer en Madrid. |  // LOC

Parte de los asistentes al encuentro empresarial del Corredor Mediterráneo, ayer en Madrid. | // LOC / Daniel Domínguez

Daniel Domínguez

Mientras el Congreso votaba a favor de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, más de 1.800 empresarios levantinos elevaban la presión sobre este para acelerar el Corredor Mediterráneo, la autopista ferroviaria para mercancías para dará salida al mercado europeo de manera más rápida y ágil. Aunque esta vía ha recibido mucha más inversión que el Corredor Atlántico, la patronal valenciana, apoyada por la Generalitat que ahora preside el PP, urgió una obra “clave” para el futuro económico no solo de esa zona, sino de todo el Estado.

Bajo el lema “Quiero Corredor”, los empresarios valencianos se plantaron ayer en el Palacio de Congresos Ifema-Madrid con la intención de exigir rapidez al Gobierno en la séptima edición de una reunión que cada ejercicio desde 2017 revisa el grado de ejecución de las obras y el cumplimiento de los compromisos por parte del Ejecutivo central, informa Europa Press.

Resulta imprescindible finalizar “de una vez por todas” una obra que debería estar concluida en 2030, según el cronograma oficial, expuso el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, en el 7º Acto Empresarial del Corredor Mediterráneo, al que asistieron también el presidente de Mercadona, Juan Roig; el presidente de Iryo y Air Nostrum, Carlos Bertomeu, o la directora de Ouigo España, Helene Valenzuela.

Boluda y Roig criticaron los pactos de Sánchez con el independentismo catalán, mientras que Bertomeu defendió el Corredor Atlántico por su impacto positivo sobre la economía sin “obstaculizar” la movilidad aérea. De hecho, el presidente de Renfe, Raúl Blanco, estimó un retorno de 3,5 euros por cada euro de inversión en una obra que, según el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, sufre un “retraso injustificable”. El Gobierno en funciones reaccionó garantizando que durante la próxima legislatura el Corredor Mediterráneo será “una prioridad”, un mensaje que contrasta con el trato concedido al Corredor Atlántico, la malla de líneas ferroviarias desplegadas por la costa occidental de la UE y conectada con los puertos para facilitar el transporte de mercancías por tren y sacarlas así de la carretera. Esta infraestructura, clave para la competitividad de Galicia, carece incluso de plan director, a pesar de que el comisionado para el Corredor, José Antonio Sebastián Ruiz, lo había comprometido para el pasado mes de octubre.

Esta red tiene diferentes horizontes de conclusión y acceso los fondos europeos para su financiación en función de su prioridad e importancia: la básica —en la que está incluida el Noroeste— deberá estar operativa en 2030; la básica ampliada, en 2040: y la global, en 2050. En marzo, Sebastián Ruiz sostuvo que el Corredor estaría operativo en 2032 como muy tarde.

Frente a la falta de concreción del plan director del Corredor Atlántico, el Ejecutivo en funciones trató de garantizar el impulso a su hermano mediterráneo.

El secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en funciones, David Lucas, sostuvo en la reunión de los empresarios levantinos, que trabajan para que en 2030 esté finalizado “lo máximo posible” del proyectos, sin concretar más porque “las fechas las carga el diablo”, según Europa Press. Aun así, sostuvo que la conexión entre Almería y Francia estará concluida en el año 2026. Reconoció los “años de retraso” del Corredor, pero destacó un impulso “como nunca” desde que en 2018 Sánchez tomó las riendas de Moncloa.

En el terreno económico, cifró en 6.000 millones de euros las licitaciones para el Corredor Mediterráneo, mientras que en el caso de Galicia el 50% de la inversión de 1.400 millones de euros prevista para obra ya está licitada o en obras. Se trata de 763 millones de euros.

Suscríbete para seguir leyendo