Vientos del sur empujan los pélets que perdió el ‘Toconao’ hacia el Cantábrico

Redacción

Un cambio en el sentido de los vientos y el flujo de las corrientes comenzaron a empujar ayer los pélets procedentes de la carga perdida del Toconao hacia el mar Cantábrico, con lo que la Xunta prevé que los plásticos “esquiven” la costa gallega y se dirijan al litoral de Asturias y Cantabria. Así lo afirmó la vicepresidenta segunda y conselleira de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, Ángeles Vázquez, en una entrevista concedida a la Radio Galega. Las predicciones de MeteoGalicia apuntan a que los vientos del sur se mantendrán hasta el martes, jornadas en las que se espera que el vertido “en su mayoría” se dirija más hacia el litoral cantábrico que al atlántico.

La responsable de Medio Ambiente explicó que, en estos momentos, la llegada de pélets plásticos se concentra en la zona de las Rías Baixas y “con menor intensidad” afecta a la Mariña luguesa, si bien este cambio de tiempo podría también variar esta tendencia. La Xunta aseguró ayer que el dispositivo que ha desplegado en playas y en el mar ha permitido recoger “el equivalente a cerca de 90 sacos” de pélets procedentes del mercante Toconao. Vázquez aseguró que los más de 300 efectivos desplegados en arenales se hicieron durante la jornada del sábado con una cantidad equivalente a siete sacos, además del retirado del mar en la costa de Valdoviño (A Coruña) por Gardacostas.

El operativo de ayer supera los 300 componentes, repartidos por 56 playas de 34 ayuntamientos, y se añaden medios movilizados por el Servizo de Gardacostas de Galicia, tanto los helicópteros Pesca 1 y Pesca 2 como las embarcaciones Sebastián de Ocampo, Irmáns García Nodal, Ría de Vigo y Mar de Galicia. La Xunta, además, desplegó cuatro patrulleras de menores dimensiones y explicó que “la colaboración del Gobierno central se materializa en el despliegue de un helicóptero de Salvamento Marítimo”.

La titular de Medio Ambiente apostó por “trabajar en el mar para tratar de recuperar los sacos enteros y evitar que los miles de partículas que llevan en su interior acaben esparcidas por la costa”, por lo que ha instado al Ejecutivo central a “colaborar en este sentido y movilizar medios marítimos para minimizar en la medida de lo posible la llegada de pélets”.