Galicia tiene el 62% de su territorio habitado, cinco veces más que la media española

Apenas el 6% de la población se disemina por la mitad de la geografía gallega

La fuerte dispersión demográfica de la comunidad eleva los costes de los servicios públicos

Vista aérea de A Coruña

Vista aérea de A Coruña

Paula Pérez

En Galicia cada vez hay menos habitantes, pero están desperdigados por el 62 por ciento del territorio. Solo el 38 por ciento de la superficie gallega está totalmente deshabitada. Si se compara con otras zonas las diferencias son abismales.

En el conjunto de España solo el 12,7 por ciento de su geografía está ocupada, es decir, cinco veces menos. Incluso se supera a Portugal donde su población se reparte por el 46,6 por ciento del país. Esto da idea de la enorme dispersión que sufre la comunidad gallega y que obliga a un mayor esfuerzo en la prestación de servicios sanitarios y educativos, así como en el diseño de infraestructuras para llegar a todos los rincones de su geografía. La Xunta había calculado, de hecho, un sobrecoste de más de 500 millones de euros anuales debidos a esta estructura de la población tan dispersa.

El Instituto Galego de Estatística (IGE) ha dividido Galicia en 30.776 cuadrículas de 1 kilómetro cuadrado para analizar la Distribución Espacial de la Población. Solo el 38 por ciento del territorio está completamente deshabitado. En el resto se puede encontrar población, aunque, en algunas zonas, escasa y muy dispersa. Así en un tercio de la superficie gallega solo hay entre 1 y 20 habitantes por kilómetro cuadrado.

Como ejemplo de esta fuerte dispersión hay otro dato: el 45 por ciento del territorio aglutina al 5,7 por ciento de la población. Es decir, casi la mitad de la superficie gallega está habitada, pero la población es mínima. Mientras, el 21,8 por ciento de los gallegos se concentran en el 0,3 por ciento del territorio de Galicia.

Según explica el último informe del Observatorio Demográfico de Galicia, este aumento de la concentración de la población “ha sido leve pero continuo durante las tres últimas décadas”. Se produce como consecuencia de la emigración, principalmente hacia los centros comarcales.

La población en Galicia se concentra, por un lado, en las siete grandes ciudades gallegas y en los municipios de su entorno. Entre las zonas más pobladas están también las Rías Altas y las Baixas, así como en el interior algunos núcleos importantes de población como Verín, Monforte de Lemos y O Barco de Valdeorras.

Además, según el análisis del IGE, también hay una fuerte concentración de habitantes en torno a los principales ejes de comunicación como la AP-9 que conecta las ciudades de A Coruña, Santiago y Vigo, la A-52 entre Ourense y Vigo y la AP-53 entre Ourense y la capital gallega.

Sin embargo, a pesar de la emigración hacia estas zonas más urbanas Galicia posee aún una gran dispersión poblacional. El hecho de que Galicia tenga la mitad de todos los núcleos de población de España hace que la prestación de los servicios públicos comporte una mayor necesidad de gasto en relación a otros territorios. Así, la Xunta había citado como ejemplo que el peso del número de centros de salud que tiene Galicia es más del doble que su población, la comunidad tiene además un 10% más de maestros por alumno y es la autonomía que más gasta en transporte escolar.

El Instituto Galego de Estatística analiza, por otro lado, como las mujeres son mayoría en gran parte del territorio. Así, en el 54,3 por ciento de la superficie gallega las féminas superan en número a los varones. Por el contrario, los hombres solo las aventajan en número en el 39,1 por ciento de la comunidad.

Envejecimiento: el triple de mayores que de jóvenes en media comunidad

Además de la dispersión Galicia afronta otro handicap: el cada vez mayor envejecimiento de su población. Esta situación es especialmente grave en el 45 por ciento del territorio gallego, donde ya hay tres veces más mayores que jóvenes. Aunque en estas áreas la brecha entre población mayor y menores de 20 años es especialmente intensa, los jubilados ya son mayoría en prácticamente todo el territorio: en el 98,8 por ciento de sus kilómetros cuadrados, según los datos del IGE. La población joven se concentra en las siete ciudades, a lo largo del eje atlántico y en el litoral de las Rías Baixas y Altas, a excepción de A Costa da Morte. Por el contrario, los mayores se encuentran dispersos por zonas del interior de Lugo, Ourense y A Coruña. Es, por lo tanto, también en estas áreas donde hay un mayor porcentaje de pensionistas. Según el estudio del IGE, en el 4,4% de la superficie gallega más de la mitad de su población cobra una pensión. ¿Y dónde se concentran los asalariados? En las zonas urbanas. Eso sí, donde hay más autónomos —con pesos superiores al 50% de las afiliaciones totales— es en el interior de las provincias de Lugo, A Coruña y en A Costa da Morte, coincidiendo con una preponderancia de los sectores primarios donde sus titulares suelen estar adscritos a este régimen especial de trabajadores por cuenta propia. Por otro lado, donde hay una mayor representación de trabajadores de la construcción es en A Costa da Morte y la Ría de Pontevedra. Mientras, el mayor peso de afiliados al sector servicios se da en A Coruña, Santiago y Lugo.

Suscríbete para seguir leyendo