Galicia eleva a 177 las cámaras que vigilan incendios: el 85% del territorio, bajo control

Medio Rural suma para esta campaña 24 dispositivos más EEl objetivo es que el fuego no afecte este año a más de 18.500 hectáreas, la media de la última década

Redacción

El Consello de la Xunta dio ayer luz verde al plan de lucha contra el fuego (Pladiga) para este 2024 —abordado en el Consello Forestal la pasada semana—, en el que la Consellería de Medio Rural se marca el objetivo de que ardan menos de 18.489 hectáreas, la media de lo quemado en la última década.

El dispositivo para la campaña veraniega de alto riesgo se mantiene en 7.000 personas entre profesionales de la Xunta y otras administraciones, con una treintena de medios aéreos y 380 motobombas.

La red de videovigilancia de la Consellería de Medio Rural suma otras 24 cámaras este año en 12 localizaciones (tres en cada provincia), por lo que el total de dispositivos se elevan a 177 en 88 emplazamientos de todo el territorio gallego. En rueda de prensa posterior al Consello, el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, destacó que esto supondrá abarcar “el 85 por ciento” del territorio gallego.

Entre otros objetivos del Pladiga se encuentra también no superar los 314 incendios (se refiere a los fuegos con superficie quemada de más 0,5 hectáreas), una cifra a la baja frente a anteriores campañas.

El hecho es que en 2023 ardieron 6.749 hectáreas, lo que se tradujo en una fuerte caída frente a las más de 51.000 hectáreas arrasadas en la ola de incendios de 2022. De tal forma, hay un descenso con estas 18.489 hectáreas frente a la media estadística de 19.792 hectáreas que se establecía de referente para 2023.

El Pladiga incorpora por primera vez a seis máquinas hidrostáticas polivalentes que pueden hacer tanto labores de desbroce como de extinción. También incluye novedades como la creación de 44 puntos de agua para la recarga de medios de extinción. Además, entra en servicio la nueva base de medios aéreos transfronteiriza de Verín-Oímbra (Ourense).

Este año el personal fijo discontinuo que realizaba su labor durante seis meses incrementa su tiempo de trabajo hasta los siete meses, con la previsión de alcanzar los nueve meses en 2026.

Además, Medio Rural instalará teléfonos móviles y tablets en las cabinas de las motobombas con geolocalización en tiempo real de todos los incendios.

Galicia cuenta con un total de 40 parroquias de alto riesgo de incendio en 2024. La provincia de Ourense registra 28 de ellas en 16 municipios, el 70% del total. A más distancia están Pontevedra (6), A Coruña (5) y Lugo (1). Al igual que en la campaña de 2023, serán 40 las parroquias de alto riesgo, si bien entran tres nuevas y salen de la lista otras tres al mejorar su evolución.

Las parroquias de alto riesgo de incendio (PAAI) son aquellas que acumulan una media anual de siete fuegos o más en el último lustro, al igual que las que hayan sufrido dos incendios o más superiores a las 200 hectáreas en los últimos 10 años.

De tal forma, en este listado entran en 2024 las parroquias de: San Millao, en el municipio de Cualedro (Ourense); Santigoso, en A Mezquita (Ourense), así como la parroquia homónima del municipio de Boiro (A Coruña).

En cambio, salen las parroquias de: Requeixo, en Chandrexa de Queixa (Ourense); Parada da Serra, en A Gudiña (Ourense), y la parroquia homónima del Ayuntamiento de Ribeira (A Coruña).