Archivan la causa del accidente mortal del río Lérez y exoneran al conductor del bus

El jueza rechaza el informe de la Guardia Civil que atribuyó el siniestro, con siete fallecidos, a un exceso de velocidad: “No consta ninguna infracción”

Nicolás Davila

La causa judicial abierta desde hace año y medio por el accidente ocurrido en la Nochebuena de 2022 al caer un autobús al río Lérez en el puente de Pedre, en Cerdedo-Cotobade, con siete pasajeros fallecidos, ha quedado archivada. La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Pontevedra, ha acordado el sobreseimiento libre del caso y exonera de responsabilidad penal al conductor, Carlos Monzón, porque “no existe indicio alguno de la comisión de una imprudencia”.

El auto, fechado el pasado día 10, sostiene, después de las pruebas practicadas, que “el conductor del autobús ha desarrollado su conducción sin que se haya acreditado mínimamente que haya superado el límite de velocidad establecido”, y “su conducta no puede tacharse de peligrosa”. Añade que “como no ha sido así, tampoco se le puede achacar que haya tenido una falta de previsión del riesgo”. Además, “no consta cometida ninguna infracción de las normas de tráfico, ni siquiera relativa a la velocidad y, por lo tanto, no es posible establecer una relación de causalidad objetiva entre el resultado lesivo y la conducción” del mismo.

El accidente se produjo el 24 de diciembre de 2022 en el kilómetro 66,8 de la carretera N-541 cuando el autobús que realizaba el trayecto entre Lugo y Vigo se precipitó al río Lérez en medio de un gran temporal de lluvia y viento. Sobrevivió el pasajero y de los ocho pasajeros solo salió con vida una mujer, Rosario González. A raíz de este accidente se generó una gran movilización para exigir la mejora de esa carretera, materializada en el “pacto de Pedre” de varios alcaldes de la zona, y el Ministerio de Transportes reformó el puente donde se produjo el accidente.

Paralelamente, se abrió un proceso judicial, dirigido desde el juzgado pontevedrés, con el conductor como único investigado. La Guardia Civil concluyó que el siniestro se produjo por un exceso de velocidad por parte de Monzón, extremo rechazado por abogado y que ahora rebate la magistrada.

Esta alega en un auto contra el que cabe recurso que se conoce que a 860 metros del lugar del siniestro circulaba a 90 km/h, pero que la velocidad desde la última parada fue de 66 km/h, por lo que no puede conocerse la cifra justo cuando se salió de la vía.

Suscríbete para seguir leyendo