Rueda y Barbón alertan contra la turismofobia: “Ni Galicia ni Asturias están masificadas”

El presidente de la Xunta avisa del peligro de las tasas turísticas: “No nos peguemos un tiro en el pie” | Asturias regulará los pisos vacacionales

Barbón y Rueda, ayer en el foro
 organizado por Hotusa en
 Madrid.  | // L. O.

Barbón y Rueda, ayer en el foro organizado por Hotusa en Madrid. | // L. O.

Xuan Fernández / Redacción

“Asturias y Galicia no están masificadas, pero es necesario apostar por un turismo de calidad”. Tanto el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda (PP), como el titular del Principado, Adrián Barbón (PSOE) coincidieron ayer en rechazar la “turismofobia”. El jefe del Ejecutivo gallego alertó además contra el peligro de las tasas turísticas: “no nos peguemos un tiro en el pie”.

Adrián Barbón y Alfonso Rueda (PP), de la Xunta, debatieron ayer mano a mano en Madrid sobre el futuro del sector, que en ambos territorios vive un auténtico boom, especialmente después de la pandemia. Ambos mostraron afinidad más allá de las siglas. “Me une una buena relación de amistad y afecto personal con Alfonso”, dijo Barbón sobre el presidente de la Xunta. “Adrián es mi amigo y mucha gente se sorprende. ¿Cómo pueden coincidir en muchas cosas? Porque los dos somos capaces de plantear cosas convenientes para nuestra tierra”, aseguró Rueda.

El debate, organizado por el grupo Hotusa, sirvió para poner sobre la mesa la realidad turística y los retos. Ambos coincidieron en destacar el turismo como una palanca económica. “Hablar de turismo en Asturias hace unos años era excéntrico”, comentó el presidente asturiano. Algo así sucedió también en Galicia, según Rueda. “Recuerdo el feísmo que le achacaban a la comunidad”, rememoró. La realidad es distinta. “No me gusta decir que ahora han descubierto a Galicia, pero sí nos ven de otra manera. Muchos visitantes están buscando cosas que antes pasaban sin importancia y tenemos que aprovechar esta oportunidad, sin que se nos vaya de las manos”, indicó el gallego, que puso el foco en que el turismo tiene influencia directa en otras activadas económicas, como la construcción.

Ambos mandatarios hablaron también sobre la llamada “turismofobia” —rechazo al turismo masivo— y se mostraron preocupados, pero no tanto por ese fenómeno, del que negaron su existencia en Asturias y Galicia, sino por las consecuencias sociales. Al respecto, Rueda se pronunció sobre las tasas turísticas que están planteando algunos ayuntamientos como el de Santiago, recordando que es el Gobierno autonómico el que la tiene que aprobar por ley. “Cuidado con esto, no creo que sea una buena solución”, proclamó el titular de la Xunta, que cree que esto “castiga” al turismo que pernocta.

Y, pese a que se mostró comprensivo con que hay momentos en los que se puede causar molestias a la gente que vive allí, ha reiterado sus dudas ante las tasas turísticas porque “lanzan un mensaje fuera de que hay un problema de masificación”

“Ni en Galicia ni en Asturias hay esos niveles de masificación que vemos en otros lugares. Eso sí, tenemos que ir un paso por delante y por eso en Asturias sacaremos la ley de pisos turísticos, porque vale más apostar por un turismo ordenado. El turismo crea empleo y la gente lo tiene que entender, pero tiene que crecer de forma ordenada”, aclaró Barbón. Rueda contó una anécdota sobre la “turismofobia”: “Hace cuatro años, en la pandemia, la gente en Santiago decía que se iba a acabar el turismo. Ahora, en esa misma ciudad, muchos dicen que no cabe nadie más y no es así. Seamos serios y rigurosos, claro que puede venir más gente. No estamos masificados”, destacó.

Sobre la mesa se puso también la calidad del empleo turístico y las dificultades que a veces existen para encontrar profesionales.

No faltó la alta velocidad. El presidente gallego reclamó mejores precios: “Viajar a Galicia en tren es caro; y el avión, también”. Otra visión tiene el asturiano, que expuso las ventajas de la Variante y recalcó que los precios de los vuelos a Madrid están bajando por la competencia del tren.

Suscríbete para seguir leyendo