Un joven de 30 años, en estado crítico tras una caída desde 8 metros en un rocódromo de Santiago

Un particular avisó del suceso, sobre las 20:15 horas del lunes, al 112 Galicia

Exponía que el joven se precipitó cuando estaba practicando escalada en un centro de ocio

Un joven practica escalada en un rocódromo.

Un joven practica escalada en un rocódromo. / LOC

Ángel Martínez / Valeria Pereira

Un joven de 30 años ha resultado herido muy grave en Santiago tras sufrir una caída de ocho metros mientras hacia escalada en dicho rocódromo en la tarde de ayer lunes. Hasta este establecimiento situado en el polígono de Costa Vella, en la calle República Checa, se desplazó el helicóptero con base medicalizada en Compostela.

Un particular avisó del suceso, sobre las 20:15 horas del lunes, al 112 Galicia. Exponía que el joven se precipitó cuando estaba practicando escalada en este centro de ocio. Fueron informados 061, Policía Nacional, Policía Local y Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Santiago, entre otros. Miembros de la Policía Local desplazados al lugar del accidente detallaron que la persona había sufrido una caída desde unos ocho metros de altura.

Según fuentes de la Policía Nacional, hasta el lugar se desplazó un helicóptero medicalizado que consiguió estabilizar al joven y trasladarlo al CHUS. Después de que trascendiera esta mañana información sobre su muerte facilitada por la agencia Europa Press, fuentes hospitalarias han confirmado a EL CORREO GALLEGO --de Prensa Ibérica, grupo editorial al que también pertenece LA OPINIÓN A CORUÑA-- que el joven permanece a esta hora ingresado en estado muy grave, por lo que ha sido necesaria una rectificación.

En el lugar del siniestro se realizó una inspección ocular y se recogieron pruebas para esclarecer el suceso. Se han tramitado las diligencias y la investigación la está llevando a cabo la Policía Judicial de Santiago de Compostela. No se descarta ninguna hipótesis sobre las causas del accidente, aunque las primeras hipótesis apuntarían a un fallo en el cable de seguridad.

Los agentes han precintado el local deportivo, en el que se encontraban más de una decena de escaladores en el momento del siniestro.