Detienen en Leiro a dos fugitivos de Holanda acusados de secuestrar a sus hijos

Habrían aprovechado una visita para llevarse a los niños, cuya custodia no tienen

e. f.

La Policía Nacional de Ourense ha logrado esclarecer un nuevo caso que implica la colaboración de un operativo internacional. Miembros de la brigada provincial de la Policía Judicial de la comisaría de Ourense detuvieron el 12 de junio a dos ciudadanos que reclamaba la justicia holandesa. Son un hombre y una mujer acusados de los delitos de “secuestro, detención ilegal y toma de rehenes”. Están acusados de la sustracción de sus dos hijos menores, sobre los que no tenían la custodia. Según el relato de los hechos, esta pareja aprovechó una visita a los niños para cometer el secuestro y traerlos a España. En concreto, al concello ourensano de Leiro, en la comarca del Ribeiro.

Los fugitivos fueron hallados en una vivienda en Leiro, tras una investigación que apuntaba que podían encontrarse en este concello ourensano porque uno de los acusados tenía raíces familiares allí. A través de los canales de cooperación internacional, la Policía Nacional en Ourense tuvo conocimiento de la alerta para detener a dos personas acusadas de sustraer de territorio holandés a sus dos hijos, menores de edad, sin la debida autorización para salir del país europeo. Los hechos se produjeron durante una visita vigilada a los niños, ya que a los progenitores les había sido retirada la supervisión de los mismos con anterioridad, así como su custodia.

El 12 de junio, la brigada ourensana estableció un dispositivo especial para detener a los fugados en Leiro, donde fueron hallados en compañía de los dos menores, sobre los que no tenían autorización ni custodia. Tal y como establece el protocolo, se informó del resultado de las investigaciones al órgano judicial que había dictado las órdenes de búsqueda. Una vez finalizadas todas las diligencias policiales, los reclamados han sido puestos a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

Los dos hijos de los detenidos, tras quedar en una situación de desamparo, están ingresados de forma provisional en un centro de protección de menores, tras coordinar un dispositivo con el servicio de menores de la Xunta. El informe del equipo técnico de profesionales que velan por el bien de los menores determinó que se llevar a cabo esta medida provisional de ingreso, “por el interés de ambos”, tal y como citan fuentes de la Policía Nacional de Ourense.